Julio Anguita

Cuatro obviedades 'demodées'

La decisión de Iñigo Errejón, éticamente irregular tanto en el fondo como en la forma, no sólo ha creado el enésimo episodio de la grave crisis que la izquierda viene evidenciando desde hace décadas, sino que la ha situado en una tesitura en la que su práctica desaparición está en juego. Y esto no es un problema exclusivo de la izquierda española, lo es también de la europea, con los casos más evidentes de Italia, Francia o Grecia. Una crisis que, desde luego, trasciende las siglas del partido morado español.

Julio Anguita: La troika del 155

No salgo de mi asombro. El Gobierno y sus dos ejecutores subalternos, PSOE y Ciudadanos, se aprestan a aprobar en el Senado la destitución del Govern, basándose -dicen- en la aplicación del artículo 155 de la Constitución. He consultado a constitucionalistas acerca de si existe un Ley Orgánica que haya desarrollado el procedimiento necesario para hacer efectiva la medida que el Senado va a aprobar. La respuesta ha sido negativa.

A propósito de Cataluña: Razonemos (II)

Uno de los argumento más recurrentes usados por los portavoces del discurso oficial en ¿debates?, artículos de fondo y tertulias, es que el llamado Derecho de Libredeterminación o Autodeterminación, es algo ajeno a la Constitución española y en consecuencia no ha lugar que se tenga en cuenta ¿Es así realmente? Vayamos a los textos legales y políticos.

El artículo 10 del texto constitucional dice en su punto nº 2:

Dolor y desmemoria

Otra vez la muerte y el dolor de la mano del terrorismo. Hoy en Barcelona, ayer en Madrid, Londres, Bruselas o París. Siempre en Iraq, Siria, Afganistán, Turquía o Palestina. Otra vez el bálsamo de la solidaridad cívica de una población paciente y firme que, rechazando el crimen, corta desde el inicio la actitud de fascistas pescadores en río revuelto. Y también otra vez la pompa y circunstancia de discursos políticos hueros y reiterativos que culminan en misas solemnes y oficiales impropias de un país que confiesa no tener religión oficial.

Venezuela

Parece ser que fue el senador estadounidense Hiram Johnson quien dijera en 1917 que la primera víctima cuando llega la guerra es la verdad. Un servidor de ustedes, claro partidario de las apuestas políticas, sociales y democráticas de la revolución bolivariana que fundara Hugo Chávez, nunca ha sido un defensor acrítico y sin reparos de ciertas actitudes, discursos y medidas de monocultivo económico llevadas a cabo por los gobiernos venezolanos de turno.

Páginas

Suscribirse a Julio Anguita