La Tienda Republicana

Juan Rivera

Madrid bien vale una farsa ( en Murcia basta con ir de cañas)

Me sorprende que queridos amigos aún se sorprendan porque hace unos días -durante el “show” de presentación de su candidatura- la actual presidenta de la Junta de Andalucía y aspirante a secretaria general del PSOE se etiquetase como “única izquierda posible”. Al hacerlo seguía la pauta marcada por los “popes” allí presentes. Aunque muy trillada, llevan representando la farsa desde que en los años setenta del siglo pasado asumieron el papel de pata izquierda del Bipartidismo.

Creían vivir en un país con Libertad y estaban en España

La manida representación de la Justicia con espada y balanza en las manos y una venda en los dos ojos por aquello de que no mira a personas sino hechos– que se lo pregunten a la Infanta- ha sido sustituida en nuestro país por la imagen de una mujer famélica, cara de virgen necia de la catedral de Estrasburgo ( antes de que el meapilas de turno vaya a denunciar al fiscal con el que comparte comunión diaria por ofensa a sus sentimientos religiosos , sería mejor que leyera la parábola del libro  que toma por guía vital donde dice: “Entonces el Reino de los Cielos será semejante a diez vírgene

Creían vivir en un país con Libertad y estaban en España

La manida representación de la Justicia con  espada y  balanza en las manos y una venda en los dos ojos por aquello de que no mira a personas sino hechos – que se lo pregunten a la Infanta-  ha sido sustituida en nuestro país por la imagen de una mujer famélica, cara de virgen necia de la catedral de Estrasburgo ( antes de que el meapilas de turno vaya a denunciar al fiscal con el que comparte comunión diaria por ofensa a sus sentimientos religiosos , sería mejor que leyera la parábola del libro  que toma por guía vital donde  dice: “Entonces el Reino de los C

La Excepción

Al alcalde de Cádiz le están lloviendo las críticas tras su aparición en el programa de Jordi Évole y su respuesta a la cuestión de los barcos de guerra encargados por Arabia Saudí a Navantia. ¿ Qué esperábamos? Escuchándolo era fácil deducir que las hostias dialécticas iban a llegarle -por motivos totalmente diferentes- desde la diestra y la siniestra.

Páginas

Suscribirse a Juan Rivera