La Tienda Republicana

Juan García Ballesteros

Abril para soñar

                                “El feminismo es una forma de vivir

                                    individualmente y de luchar

                                        colectivamwente”.

                                        Simone de Bueavoir

¡Cómo se fabrica un usurpador!

Sé de antemano que casi todo lo que voy a recoger en este artículo ya ha sido publicado por otros autores, pero al igual que ocurre con “una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad” (lo que están haciendo los mass-media proamericanos con Venezuela), quiero volver a repetir “verdades demostradas” por los hechos para que por su repetición se conviertan en lo que son “verdades innegables”.

Andaluces, levantaos

De la noche a la mañana durante la Transición muchos franquista se mutaron, por arte de magia, en demócratas convencidos. Con la colaboración de todos los partidos políticos (incluido el PCE) se veló, olvidando, la terrible dictadura de tal manera que las estructuras de poder permanecieron intactas. Hasta no hace mucho tiempo la extrema derecha franquista y sus herederos estaban invernando en las filas del PP. No había desaparecido. Ha emergido, salido a la calle, para combatir, a veces con violencia extrema, a pacíficos manifestantes (Valencia, Zaragoza, Madrid,…).

El Mito de la Caverna

Un país que fuera realmente democrático que garantizara la separación de poderes (no es nuestro caso), en el que se respetaran y garantizaran los derechos humanos, no podría olvidar su pasado reciente tan fácilmente, no tendría que haber consentido perdón y olvido para los verdugos y asesinos de una atroz dictadura, no debería consentir que después de cuarenta años más cien mil ciudadanos asesinados permanecieran enterrados anónimamente en las cunetas.

¿Qué podemos esperar del Gobierno del PSOE?

El Sr. Sánchez, Presidente del PSOE, fue aupado a la Presidencia del Gobierno por una coalición formada por los partidos autonómicos, pero, sobre todo, por los 71 Diputados de Unidos-Podemos, Mareas y Compromis. No sólo se trataba de quitar al PP, condenado por la Audiencia Nacional por lucrarse de la trama Gürtel, sino con el deseo de cambiar los desastres políticos, sociales y laborales cometidos por este partido corrupto en sus siete años de mandato.

¡Qué vergüenza de Gobierno! ¡Qué vergüenza de justicia!¡Qué vergüenza de país!

¡Qué vergüenza de Gobierno! Al releer el artículo de Vicent Navarro “Franco no ha muerto” (21-11-17) y analizar la situación política, social y económica de nuestro país, cada vez se demuestra con más certeza y convicción que el franquismo sigue presente, que la trasmutación del régimen dictatorial a esta limitada democracia fue un lavado de cara de la dictadura para continuar los mismos poderes gobernando. Hay que reconocer que la falsa modélica transición sirvió para legalizar a partidos políticos y sindicatos y la posibilidad de elegir a los representantes de la ciudadanía.

Una fallida democracia

¿Es esto que estamos viviendo-padeciendo en España una “democracia real”? ¿Existe en nuestro país un estado de derecho en el que su Gobierno se proponga eficazmente mejorar la vida de sus ciudadanos? Indudablemente no.

Lo que está ocurriendo en los últimos siete años, con el PP en el poder, es un enorme retroceso en los derechos fundamentales (reunión, manifestación, expresión, laborales-sociales,…), una pérdida irreparable en el estado del bienestar (en educación, salud, vivienda, salarios, pensiones, dependencia, etc.) y una violación continuada de los Derechos Humanos.

¿Es democrático el Gobierno de Venezuela?

Nos engañan, nos manipulan, nos machacan desde los medios de comunicación públicos y privados continuamente con la vergonzosa afirmación que Venezuela es una dictadura. Propiciado desde el partido más corrupto y más degenerado de la UE, el PP, cuyos representantes no responden a las críticas, exigencias y controles que todo partido que se llame democrático debe ofrecer a la representación de la soberanía popular, el Parlamento, y se refugia en un país extranjero, Venezuela, para tapar sus vergüenzas.

Páginas

Suscribirse a Juan García Ballesteros