La Tienda Republicana

Juan Carlos Calomarde García

Los motivos de la abstención

¿Qué significa abstenerse? Sencillamente no participar en algo a lo que se tiene derecho. En política, concretamente, la abstención hace referencia a la posibilidad de no ejercer el voto en las elecciones. En este sentido, votar es un derecho (sufragio activo) y como tal se encuentra recogido en la Constitución Española. Al respecto, conviene recordar que un derecho no puede ser al mismo tiempo un deber, ya que no existe sanción al respecto.

Quitar lazos amarillos no es libertad de expresión

Es conocido que todo lo relativo al proceso independentista suscita un gran interés político y mediático. Al respecto, no es ningún secreto que las maquinarias de propaganda de las dos partes del conflicto funcionan al 200% porque saben lo que hay en juego. En este caso, como en tantos otros, los símbolos son utilizados para condensar complejos mensajes destinados a conseguir adhesiones a esa causa. De esta manera, los lazos amarillos, actualmente usados para reivindicar la liberación de los presos políticos catalanes, están en el centro de la polémica.

España, Cataluña y el porqué del miedo al voto

Creo interesante que un texto sobre la actual disputa entre España y Cataluña hable tanto de nacionalismo como de democracia. Respecto del primero, el nacionalismo es un tipo concreto de identidad colectiva, que basa su razón de ser en aprehender una serie de rasgos comunes preexistentes (lengua, tradiciones, etc.) y entremezclarlos hasta poder presentar un escenario que distinga entre un “nosotros” y un “ellos”. En este sentido, las naciones son una construcción histórica diseñada entre los siglos XVIII y XIX, capaz de movilizar con fuerza a las capas populares.

El mito de la vieja y la nueva política

Normalmente se dice que lo nuevo es mejor, así que desde Podemos y Ciudadanos lo tuvieron claro: ellos tenían que ser la «nueva política». En consecuencia, actualmente se tiende a hablar de nueva y vieja política, dos categorías lanzadas por estas dos formaciones con la intención fundamental de desmarcarse de los otros dos grandes partidos de ámbito estatal. El relato consiste básicamente en presentar esa «nueva política» como renovada y purificada respecto de la vieja. De esta manera, se concluye que la «vieja política» es peor que la nueva.

¿Por qué en España la ciudadanía no elige al presidente del Gobierno?

¿Cuándo es más fácil que dos cosas sean diferentes? Pues seguramente cuando se eligen de maneras distintas. Así pues, en Estados Unidos, por ejemplo, el presidente se elige en unas elecciones, mientras que los miembros del Congreso de los Estados Unidos (compuesto por la Cámara de Representantes y el Senado) se designan en otros comicios. De esta manera, se consigue cumplir la teoría de la división de poderes, puesto que el poder ejecutivo recae sobre el presidente y el legislativo sobre el Congreso de los Estados Unidos.

Suscribirse a Juan Carlos Calomarde García