La Tienda Republicana

José Moral González

Entrevista con un vampiro

Acaban de dar las 10 de la mañana. En el restaurante donde me ha citado veo entrar con puntualidad inglesa al personaje que voy a entrevistar: varón, de mediana edad, mediana estatura y talla. Solo sus relajados abdominales y un armonioso salpicado de canas entre una masa capilar en franca retirada parece apuntar el inicio del declive. Llega a la mesa donde estoy sentado y, tras saludarnos con informal cordialidad, comienza la entrevista.

Pregunta: Teniendo en cuenta su naturaleza, ¿no es extraño que me haya citado a pleno día?

España vintage

La melancolía, esa retrospectiva mirada cargada de añoranza, nos suele invitar a pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor. Pero es un sentimiento que suele aflorar edulcorado,  ya que la memoria indulta generosamente los hechos más oscuros del pasado evocado al tiempo que idealiza los mejores momentos vividos. Justo eso parece estar sucediéndole a la derecha española, que se ha puesto melancólica.

España vintage

La melancolía, esa retrospectiva mirada cargada de añoranza, nos suele invitar a pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor. Pero es un sentimiento que suele aflorar edulcorado, ya que la memoria indulta generosamente los hechos más oscuros del pasado evocado al tiempo que idealiza los mejores momentos vividos. Justo eso parece estar sucediéndole a la derecha española, que se ha puesto melancólica.

Recordando a Amanda

Con la revolución industrial llega el nacimiento de la denominada “clase trabajadora” y su lucha por alcanzar los primeros derechos. Una lucha muy desigual teniendo en cuenta la falta de una mínima regulación que los protegiera, provocando la llamada a la unión con los  primeros sindicatos, las primeras huelgas y manifestaciones, muchas de ellas reprimidas con extrema violencia.

¿Se equivocó la paloma?

Que “microplásticos” haya sido considerada la palabra del año 2018 es algo que nos debería provocar preocupación y reflexión. Preocupación porque ya hay estudios que demuestran que esas diminutas partículas procedentes de todo tipo de compuestos plásticos aparecen en los análisis tanto de los peces que consumimos, como en la sal, o en las heces de los propios seres humanos. Y reflexión porque todo ello debería hacernos cuestionar el modelo de vida que estamos desarrollando y, sobre todo, la hipoteca tóxica que vamos a dejarle en herencia a las siguientes generaciones.

Recordando a Amanda

Con la revolución industrial llega el nacimiento de la denominada “clase trabajadora” y su lucha por alcanzar los primeros derechos. Una lucha muy desigual teniendo en cuenta la falta de una mínima regulación que los protegiera, provocando la llamada a la unión con los  primeros sindicatos, las primeras huelgas y manifestaciones, muchas de ellas reprimidas con extrema violencia.

La insoportable levedad del ego

El término predominante cuando se habla de  “globalización” es el económico, y sus defensores  suelen argüir que el hecho de aplicar (o en muchos casos imponer) el mismo tipo de relaciones y normativas económicas a los distintos países y pueblos del mundo es una forma de homogeneizar las reglas de juego donde todos puedan competir en (una aparente) igualdad de condiciones. Claro está que nada dicen de las tremendas desigualdades de partida, de unos países respecto a otros, ni de cómo utilizan el poder que ostentan para imponer las reglas que más les convienen en perjuicio del resto.

El aire que respiramos

Final de Septiembre y 40º en el valle del Guadalquivir, y temperaturas parecidas en otros puntos de España.  Si solo con este dato tratara uno de aseverar el cambio climático sería una imprudencia: picos de temperaturas los hemos sufrido en todas las épocas. Pero el problema es que no es un dato aislado, circunstancial o local.

Carta a Eva

Recuerdo aquel paradisíaco encuentro donde te vi por primera vez. Atraído por la fascinación que me producías, no podía dejar de mirarte; mientras tú te acercabas con gesto amable para ofrecerme una manzana. Con cierta precipitación y brusquedad, ahora me doy cuenta, la arrebaté de tu mano y la comí con descontrolada fruición. Quizás porque no lo entendí como un regalo que me ofrecías, sino como algo que me pertenecía y tenía derecho a tomar. No dijiste nada, pero fue la primera vez que vi en tus ojos sorpresa e inquietud.

Residencia para sueños

Soñar, imaginar algo que aún no existe pero que deseamos alcanzar, es lo que ha ido alentado a la raza humana a evolucionar. Aunque también es verdad que la mayoría de nuestros sueños acaban pareciéndose a esa realidad que nos estimuló a soñar para intentar escapar de ella o superarla.

Páginas

Suscribirse a José Moral González