La Tienda Republicana

Ilka Oliva Corado

Y sobre todo amor

De pronto aparece un nubarrón y lo que es una mañana soleada de primavera se convierte en un típico día de lluvia de invierno, las personas corren despavoridas  desde el estacionamiento hacia el supermercado; la precipitación es de tormenta, en segundos el cielo se oscurece y los goterones caen con fuerza como granizo. 
 

Más allá del folclore

Si tan solo tuviéramos dos dedos de frente y con esto la capacidad  básica de raciocinio,  entenderíamos  que los Pueblos Originarios lo son todo y que nos debemos a ellos, así hayamos llegado a la cúspide de la educación superior o de la falsificación: pues somos seres plásticos y de apariencias.  Prioridades para muchos de nosotros que creemos que somos otro paisaje  que está muy lejano de la raíz de la cepa de donde venimos. 
 

City of Joy: mujeres sanando mujeres

En ningún tiempo de la historia de la humanidad  ha sido fácil ser mujer, el patriarcado se encarga de hacernos la vida insoportable con su misoginia y machismo; desde el inicio de los tiempos se emprendió una guerra contra las mujeres que conforme pasan los siglos crece en lugar de desaparecer; porque somos el peor enemigo de los cobardes que temen a nuestra fuerza, capacidad, inteligencia, entereza  y resistencia. A lo que somos capaces de hacer si llegáramos a gobernar el mundo en lugar de los hombres, si estuviéramos en las posiciones de poder que nos niegan. 

Alitas que migran

Llegan con sus ojitos tristes, perdidos en la zozobra, desesperanzados, con la urgencia de conseguir trabajo porque a eso vinieron: a trabajar. Son los niños-hombres y las niñas-mujeres a quienes les robaron la infancia, a quienes hicieron crecer de golpe como a sus  padres y abuelos.  Tienen apariencia de niños y adolescentes pero algo les fue robado, algo no logró desarrollarse en lo que debe ser el proceso natural de crecimiento de un niño en una sociedad sana, bajo la protección de un Estado  que debería ser el que les brinde las oportunidades de desarrollo para una vida integral. 

Mundo de vanaglorias

Vivimos en un mundo de vanaglorias, donde se premia lo más ruin, a quien traiciona, a quien no tiene escrúpulos, a quien pisotea con tal de lograr objetivos propios. En un mundo de farsas, donde lo único real es la burla. Ése es el mundo que creamos y alimentamos todos los días con nuestras acciones o pasividades; dependen éstas de lo que nos convenga según sean los vientos que soplen hacia nuestra burbuja de indiferencia  y egolatría. 
 

Escribir, mujeres, escribir

A las niñas se les regalan muñecas para que aprendan desde temprana edad a que su lugar en la sociedad es el de  parir y cuidar niños;  niños que serán sus hijos, hermanos, nietos, sobrinos, novios, amantes, compañeros, esposos…, cualquiera que sea el grado de consanguinidad o no,  pero su función en la sociedad es la de ser madre en todo el contexto patriarcal, es decir; dejar de existir para servir a los demás. 
 

Páginas

Suscribirse a Ilka Oliva Corado