Ilka Oliva Corado

El doble estándar de las manifestaciones en Estados Unidos

Hemos visto cómo multitudes en Estados Unidos han tomado las calles desde que Trump tomó posesión como presidente del país, y eso es excelente. Sin embargo, no podemos ser ingenuos y creer que todo aquello es dignidad e inconformidad con las políticas de Trump   y que la sociedad de un día para otro despertó y se concientizó de los valores humanos. Porque en Estados Unidos siguen existiendo ciudadanos de tercera categoría aún para los manifestantes que claman por justicia social, equidad y humanidad.
 

El doble estándar de las manifestaciones en Estados Unidos

Hemos visto cómo multitudes en Estados Unidos han tomado las calles desde que Trump tomó posesión como presidente del país, y eso es excelente. Sin embargo, no podemos ser ingenuos y creer que todo aquello es dignidad e inconformidad con las políticas de Trump y que la sociedad de un día para otro despertó y se concientizó de los valores humanos. Porque en Estados Unidos siguen existiendo ciudadanos de tercera categoría aún para los manifestantes que claman por justicia social, equidad y humanidad.

El muro de Trump contra América Latina

Sin ir tan lejos,  el muro que pretende construir Trump no detendrá la inmigración forzada de latinoamericanos, porque   se debe a la política externa de Estados Unidos y su injerencia en América Latina. Primordialmente. El asedio constante, la intromisión en asuntos internos de otros países que toma como propios. El saqueo despiadado en tierras que siempre ha vulnerado a su antojo. 
 

El descaro de ser articulista desde Estados Unidos

Por lo menos una vez al día recibo mensajes de lectores que me dicen cuestiones como ésta: “no puedo creer que escribiendo como lo hace, usted viva en Estados Unidos, debería vivir en América Latina,” otros que van con el machete desenvainado: “claro, escribe desde la comodidad de Estados Unidos.” Con esto, en ambos lados buscando desvirtuar mi expresión.

Buen viaje, don Horacio Guarany

Siento un amor profundo por Suramérica y, eso es gracias a Violeta Parra que me embrujó con su poesía y su canto. Junto a ella Mercedes Sosa, otro de mis grandes amores.
 
Me acabo de enterar de la muerte de Horacio Guarany, y vienen de golpe los recuerdos de los primeros años de mi destierro, la fría soledad y la desolación del auto exilio, las noches de pesadillas e insomnio, las madrugadas gélidas en la lejanía. La añoranza por mi terruño amado en un país desconocido, en medio de un mar de culturas e idiomas, sola en mi soledad.
 

El descaro de ser articulista desde Estados Unidos

Por lo menos una vez al día recibo mensajes de lectores que me dicen cuestiones como ésta: “no puedo creer que escribiendo como lo hace, usted viva en Estados Unidos, debería vivir en América Latina,” otros que van con el machete desenvainado: “claro, escribe desde la comodidad de Estados Unidos.” Con esto, en ambos lados buscando desvirtuar mi expresión.
 

Ilka Oliva Corado publica 5 poemarios y un libro de relatos

En el verano de 2016, me dispuse a editar y publicar la poesía que había guardado desde el invierno de 2006, cuando comencé a escribir en mi auto exilio.

 

Mientras leía y editaba tuve momentos dulces y amargos, muchos de nostalgia, otros de alegría; de ese proceso  vieron la luz del día 5 poemarios  y un libro de relatos, que  vienen a acompañar a los primeros  4 libros que he publicado.

 

Dos trilogías, la primera: Niña de arrabal, Destierro y Nostalgia. La Segunda: Agosto, Ocre y Crónicas de una inquilina.

 

Páginas

Suscribirse a Ilka Oliva Corado