La Tienda Republicana

Emir Sader

¿Quién tiene miedo a Lula?

Lula fue tratado, en su breve salida para ir al funeral de su nieto, como la persona más peligrosa de Brasil. Con el más grande aparato militar que alguien tuvo para un ceremonial como un entierro. Fue cercado por centenares de policías, por docenas de patrullas, por helicópteros y por ametralladoras.

La salida de Lula fue tratada como una operación de guerra. ¿Guerra de quién contra quién? Lula inspira tanto miedo, ¿en quién?, ¿quién tiene miedo a Lula?

Cosas de trogloditas

Latinoamérica nunca había estado tan unida e integrada como cuando Argentina y Brasil dejaron de ser rivales para ser aliados, de mano de Lula y Néstor, Cristina y Dilma. Con el fortalecimiento y el ensanchamiento del Mercosur, con la fundación de Unasur y su Consejo Sudamericano de Defensa, con la fundación de Celac, cuando por primera vez América Latina y el Caribe pasaban a tener una entidad suya, sin EEUU y Canadá, nunca Washington había estado tan aislado del continente. Sus apuestas fracasaban, una tras otra: México, Perú, Colombia, Chile.

Neoliberalismo de Macri y de Temer fracasa aún más

Gobiernos gemelos, los de Argentina y de Brasil, siguieron los mismos guiones. Superar a gobiernos populistas, que habían hecho gastar a sus países más de lo que podían - “Vivir encima de sus posibilidades”, como les gusta repetir -, restablecer el equilibrio en las cuentas públicas, controlar la inflación. Y listo, las economías retomarían sus cauces normales, orientadas por los equilibrios mágicos del mercado.

Neoliberalismo de Macri y de Temer fracasa aún más

Gobiernos gemelos, los de Argentina y de Brasil, siguieron los mismos guiones. Superar a gobiernos populistas, que habían hecho gastar a sus países más de lo que podían - “Vivir encima de sus posibilidades”, como les gusta repetir -, restablecer el equilibrio en las cuentas públicas, controlar la inflación. Y listo, las economías retomarían sus cauces normales, orientadas por los equilibrios mágicos del mercado.

Brasil, entre Lula y Bolsonaro

El liberalismo en Brasil siempre ha sido una farsa. Justificativo para el modelo primario exportador, argumento para destruir la economía nacional más recientemente. La derecha se ha valido del liberalismo incluso para justificar el golpe militar de 1964 y la dictadura, que llegaría para defender los intereses de los individuos, amenazados por un supuesto riesgo de una dictadura estatizante, impuesto por el nacionalismo.

Lula, sin crimen ni pruebas ni ‘habeas corpus’

En los últimos días la derecha brasileña había entrado en un estado de desesperación. Después de imponer en la agenda política la posibilidad de la prisión de Lula, descontando una decisión que creían segura del Supremo Tribunal Federal de Brasil, sus sueños habían empezado a debilitarse. Un conteo preliminar de los votos del tribunal parecía favorecer a Lula, sugiriendo una quiebra del consenso de Curitiba que se había impuesto hasta ese momento. Un consenso jurídicamente absurdo por una condena sin crimen ni pruebas.

Lula, sin crimen ni pruebas ni ‘habeas corpus’

En los últimos días la derecha brasileña había entrado en un estado de desesperación. Después de imponer en la agenda política la posibilidad de la prisión de Lula, descontando una decisión que creían segura del Supremo Tribunal Federal de Brasil, sus sueños habían empezado a debilitarse. Un conteo preliminar de los votos del tribunal parecía favorecer a Lula, sugiriendo una quiebra del consenso de Curitiba que se había impuesto hasta ese momento. Un consenso jurídicamente absurdo por una condena sin crimen ni pruebas.

Brasil: Lula sí, Lula no

Nunca Brasil estuvo tan pendiente del destino de una persona, como ahora Brasil está pendiente del destino de Lula. Para que se tenga una idea de cómo el tema Lula invade todos los espacios de los medios de información, en el día en que el Supremo Tribunal Federal (STF) votó a favor de Lula, el Jornal Nacional, el principal noticiero de TV Globo – que estaba preparado para una resolución en contra de Lula – dedicó sus primeros 34 minutos a la cobertura de la decisión del STF.

Páginas

Suscribirse a Emir Sader