La Tienda Republicana

Eduardo Montagut Contreras

Las migraciones interiores y la emigración exterior en la España franquista

El desarrollo económico en los años sesenta provocó en España unos movimientos migratorios internos y externos sin precedentes históricos por su magnitud, especialmente las migraciones interiores. La atracción ejercida por los sectores en crecimiento –industria y servicios- sobre la población excedente del campo provocó que más de tres millones de personas emigraran a las zonas industriales tradicionales, los nuevos polos de desarrollo y las áreas turísticas.

Las causas económicas de la Primera Guerra Mundial

La crisis económica de 1873 terminó con la etapa librecambista asociada a la Primera Revolución Industrial, inaugurándose una nueva fase económica o Segunda Revolución Industrial vinculada a la concentración industrial y financiera y, sobre todo,  al proteccionismo económico con un fuerte rearme arancelario, que supuso el surgimiento de una verdadera guerra económica entre las potencias, generando interminables disputas y negociaciones diplomáticas. Cuando no se alcanzaban acuerdos y no se podían firmar tratados comerciales  las relaciones políticas se perturbaban notablemente.

El legado de la Constitución de 1931

Uno de los textos constituciones más importantes más importantes de la Historia contemporánea de este país es, sin lugar a dudas, la Constitución de 1931 porque abrió un mundo nuevo a los españoles y españolas en cuanto a derechos y organización de los poderes, y porque estuvo en la vanguardia del diseño de una moderna democracia en un contexto internacional donde la espiral totalitaria se iba haciendo cada vez más fuerte.

El anticlericalismo en la historia contemporánea de América Latina

El poder e influencia de la Iglesia Católica en la historia americana desde el comienzo de la conquista y colonización hispana y portuguesa es un hecho histórico evidente. Las dos Coronas ibéricas estaban estrechamente ligadas a la Iglesia. A partir de los procesos de independencia, en las primeras décadas del siglo XIX, la Iglesia vivió una cierta división entre partidarios y contrarios a este proceso.

La preocupación por el orden público en la España liberal

La cuestión del orden público siempre ha sido una preocupación de todo poder establecido. En la España del siglo XIX fue uno de los principales puntos de fricción en el seno de liberalismo, entre moderados y progresistas. Tenemos que tener en cuenta que la legislación sobre el orden público atañe a la regulación de derechos como los de reunión, asociación y manifestación, muchos de ellos no reconocidos en un primer momento y que hubo que ir incorporando a los ordenamientos constitucionales.

El nacionalismo español hasta la Guerra Civil

El nacionalismo español surge, en gran medida, en las Cortes de Cádiz, es decir, viene asociado al primer liberalismo, en reacción al dominio francés, como ocurrió en otros lugares de Europa. En la Constitución de 1812, la nación española es definida como la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios. La nación sería libre e independiente y no patrimonio de persona o familia alguna, rompiendo con el concepto patrimonial del Estado del Antiguo Régimen. La soberanía residiría en la nación, por lo que solamente a ella le correspondería el derecho a establecer leyes fundamentales.

Páginas

Suscribirse a Eduardo Montagut Contreras