Victoria del movimiento popular contra los desahucios: por cuarta vez paralizada la intentona contra Pepi Santiago en el barrio de Lavapiés de Madrid

14/12/2018
  • Gritos de ¡Si se puede! tras otra victoria de la resistencia ciudadana y organizaciones sociales contra los desahucios como Bloques en Lucha, la PAH Madrid o el Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Madrid.
  • El comité DESC de la ONU ha exigido por dos veces la paralización de este desahucio en Argumosa 11, en el popular barrio de Lavapiés. Pepi pagaba su alquiler hasta que el nuevo fondo buitre propietario del inmueble se lo subió un 300%.

Este jueves la Junta Municipal de Centro envió una carta al Juzgado de Primera Instancia número 33 de Madrid en la que pedía la suspensión temporal del lanzamiento. El caso de Pepi Santiago ha recibido la atención de Naciones Unidas, que volvió a exigir la paralización del desahucio, que ya se intentó llevar a cabo en repetidas ocasiones el pasado verano. Aún así, hasta cuatro "lecheras" de policías antidisturbios acudieron para hacer efectivo el desahucio. Enfrente de ellos, unas cien personas organizadas en seis filas compactas frente a la vivienda situada en Argumosa 11 y otras muchas sentadas en la escalera en el interior.

El juzgado había señalado las 6:30 de la mañana como hora para el lanzamiento para dificultar la movilización social. Por eso, y ante el temor de que efectivos policiales bloquearan los accesos a la calle, Bloques en Lucha organizó una vigilia en el edificio, donde hay otros dos señalamientos para el mes de enero. Cuando a las 6.20 de la mañana cuatro furgonetas de la Policía Nacional enfilaron Argumosa hasta el número 11, un grupo de vecinos ya esperaba a las puertas del edificio, cogidos de los brazos, mientras otro permanecía dentro del inmueble. Dentro se encontraban los diputados de Unidos Podemos Rafael Mayoral, Ana Marcello y Alberto Rodríguez, y la concejala Rommy Arce.

"Estoy esperanzada, contenta, de momento, no se que va a pasar pero estoy tranquila", declaró a primera hora, cuando una movilización frente a su vivienda, en la calle Argumosa, logró frenar el desahucio.

La mujer agradeció el arropo de las personas que se han concentrado para evitar el desahucio y lanzó un alegato contra esta problemática. "Lo que está pasando no debe pasarle a nadie".

Al no poder acceder al edificio, la comisión judicial se reunió con Pepi en la calle y emitió un auto de tres páginas en el que se paraliza el desahucio sin fecha. “Han dicho que, dada la increíble afluencia de gente, se suspende porque no pueden garantizar el orden público” y “de intervenir se crearían graves disturbios y desordenes públicos que tienen que evitar a fin de garantizar la seguridad de todos los ciudadanos”, trasladó la abogada de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Alejandra Jacinto.

Desde la PAH Vallekas recuerdan que la lucha por el derecho constitucional a una vivienda digna continúa: "tras el éxito de tenemos aún dos stops por delante hoy en Madrid. Ven y apoya! ".

En marzo de este año, Naciones Unidas suspendió a España en materia de derechos sociales y especialmente en derecho a la vivienda. El Comité DESC corroboró las reivindicaciones que exige la sociedad civil: "levantar las medidas de austeridad, revertir la precariedad y temporalidad de los contratos de trabajo, detener la criminalización de los huelguistas o aumentar las pensiones. Sobre vivienda, el aumento del parque de vivienda pública, el control de precios y la reforma de la Ley de arrendamientos, la necesidad de dar alternativas a las familias desahuciadas y permitir que las comunidades autónomas aprueben leyes contra la emergencia". Aún así, el Gobierno sigue sin garantizar a Pepi y a otras personas desahuciadas por inmobiliarias o fondos buitre una alternativa habitacional que garantice su derecho a una vivienda.