La Tienda Republicana

El precio de la vivienda se dispara hasta el 7,2% en el tercer trimestre de 2018

08/12/2018

Los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística muestra un nuevo incremento del 7,2% en el tercer trimestre del año, marcando una aceleración en el encarecimiento de la vivienda tras cuatro años y medios de aumento constante. Los precios del mercado inmobiliario se aproximan ya a cifras previas al estallido de la burbuja.

Madrid y Barcelona lideraron el incremento del precio de la vivienda / CZM

El encarecimiento del precio de la vivienda continúa imparable su curso, con un aumento del 7,2% en el tercer trimestre, de julio a octubre, de 2018. Se encadenan así 18 trimestres consecutivos, cuatro años y medio de incremento de los precios de los inmuebles que desde el año 2014 han ido ascendiendo hasta niveles cercanos a los del año 2007, clímax de la burbuja especulativa del mercado inmobiliario.

Los datos están basados en el 95% de las transacciones comerciales de vivienda que se han dado en dicho trimestre, contabilizados por el Instituto Nacional de Estadística.

En concreto, el precio de la vivienda de segunda mano, que supone el grueso de la compraventa de inmuebles, tuvo una tasa interanual de crecimiento del 7,3% en los meses de julio, agosto y septiembre de 2018. Frente a estas, las viviendas nuevas, en un volumen muy inferior, incrementaron su valor en un 6,1%.

Las provincias que han encabezado el encarecimiento de la vivienda han sido, como de costumbre, Madrid y Barcelona, que han visto un incremento de sus precios en hasta un 36% desde el año 2015.

Los datos dan severos indicios de que la dinámica de aumento de los precios continuará e, incluso, se acelerará durante los próximos trimestres, impulsada por una nueva apuesta de la inversión en el sector inmobiliario. El fenómeno atrae los fantasmas de los efectos producidos por el boom del ladrillo que alimentó la depresión económica iniciada en el 2008 con el estallido de la burbuja inmobiliaria. Sin embargo, cuenta con algunas diferencias significativas que podrían agravar la problemática del derecho a la vivienda en los próximos años.

Si bien el volumen de compraventa está impulsando el incremento sensible de los precios, el número de compradores es considerablemente inferior al cuantificado en el año 2007, un indicador que apunta a grandes operaciones de adquisición de inmuebles. Los motivos pueden encontrarse en una nueva dinámica de empleo de la vivienda como bien de inversión, así como nuevos modelos de explotación comercial en alquiler.

Junto a la patente problemática del acceso a un hogar propio, en el horizonte el riesgo inminente de un intento de re activación del sector de la construcción como método de explotación del sector en una economía que no ha recuperado los niveles de crédito financiero de 2008 y en la cual, se calcula, existen en torno a 3,4 millones de viviendas vacías.