Redacción •  Negocios y Ocio • 24/03/2020

Cómo la publicidad CPA puede ayudar al crecimiento de tu negocio

Quizá sea el momento de buscar nuevas fórmulas con las que hacer crecer tu negocio. Utilizar un buen altavoz es clave para no ser invisible y que la mayor cantidad de personas conozca tu trabajo. Pero es importante encontrar la estrategia publicitaria correcta para no malgastar recursos. Si no has probado la publicidad CPA puede que estés ahora mismo ante la solución para tu negocio.

Cómo la publicidad CPA puede ayudar al crecimiento de tu negocio

Sin duda, las empresas de todos los sectores han tenido que pasar por un proceso de digitalización intenso en los últimos años. Los negocios tradicionales a pie de calle han tenido que modernizarse para abarcar más clientes potenciales y aumentar su volumen de trabajo. El marketing digital tiene mucho que decir en todo este proceso pues gracias a él las compañías han sido capaces de llegar a ese nuevo público. No obstante, el marketing digital engloba todo tipo de estrategias diferentes: página web, gestión de redes sociales, e-mail marketing, Facebook ADS, SEO, SEM y un largo etcétera. Y no todas funcionan por igual para todo el mundo.

Para poder encontrar el éxito y tener unos resultados satisfactorios hay que probar nuevos y diferentes métodos. Y aquí es donde entra la publicidad CPA.

¿Qué es la publicidad CPA y cómo aplicarla a mi empresa?

Las siglas CPA corresponden a Coste por Adquisición. Se trata de una de las muchas modalidades de pagos de anuncios en internet que existen hoy en día. Esto supone que el anunciante únicamente paga si el usuario convierte, es decir, que el cliente realiza una compra a través del anuncio en cuestión. Solo si el anuncio repercute en el cliente de forma eficaz y se produce la compra del producto o servicio supone un coste para la empresa anunciante.

En este sentido, existen más modalidades de pagos como por acción. El más conocido es el CPC o coste por clic, que se da cuando el usuario y receptor del anuncio hace clic en el mismo. El anunciante suele dirigir virtualmente al posible comprador a la página del producto o servicio dentro de su página web para facilitar la compra del mismo. Sin embargo, aunque el potencial cliente no compre, el anunciante acumulará un coste por el clic que sí que ha recibido. También existe el CPM, el Coste por Mil, refiriéndose a impresiones del anuncio. Es decir, a veces que aparece a la vista de los usuarios. Este último modelo no asegura las visitas, solo las impresiones.

Dependiendo de lo exigente de la estrategia el coste será mayor o menor. El CPA suele ser más caro que el CPC y por supuesto que el CPM pero, si el plan funciona, asegura una venta, que es el fin último de cualquier negocio. Para que tenga éxito es imprescindible contar con Google Webmasters, profesionales especializados en este tipo de publicidad capaces de optimizar el rendimiento de las campañas y ofreciendo a los anunciantes soporte, asesoramiento y los mejores acuerdos publicitarios.

Esto último es de gran importancia para el negocio ya que el cálculo del CPA debe pactarse con quien sirve de soporte al anuncio y este puede ser fijo o variable. De ahí la importancia de contar con un servicio de webmaster especializado que se asegure de conseguir un buen precio, la mejor opción de tráfico, la campaña más optimizada y un control anti-fraude. Este control es necesario para asegurarse de que los usuarios a los que le llega el anuncio son personas reales con capacidad de efectuar la compra.

Un anuncio CPA orientado a la venta

Esa es precisamente la condición indispensable que estos anuncios deben cumplir, estar correctamente orientados a convertir. La llamada a la acción tiene el objetivo de compra y no de conseguir un lead, pedir una valoración o consultar más información. Los soportes en los que vemos este tipo de anuncios son muy variados: un banner, un pop up, un mensaje en una campaña de e-mail marketing…

Crear un anuncio eficaz supone, en primer lugar, conocer muy bien cuál es nuestro cliente potencial y buscar los lugares que habitualmente frecuenta. Es lo que en marketing se conoce como segmentación. Si, por ejemplo, lo que vendemos son entradas para una fiesta universitaria difícilmente encontraremos compradores si colocamos nuestro anuncio en una revista digital para padres primerizos. La segmentación nos ayuda a focalizar el mensaje hacia el perfil más óptimo para la conversión, hacia nuestro cliente potencial.

El anuncio deberá estar bien optimizado tanto para la obtención de un beneficio para el anunciante, una venta, como para la empresa que sirve de soporte al anuncio, que obtiene un pago al hacerse efectiva dicha venta. Es decir, en esta estrategia de marketing es muy importante la negociación entre ambas partes para, con ayuda de profesionales de la publicidad CPA, alcanzar acuerdos justos y transparentes que beneficien tanto a anunciantes como a afiliados.


Redacción /