Cómo vaciar una fosa séptica y cuál es su coste

Las fosas sépticas son sistemas de eliminación de aguas residuales que se encuentran externos a la construcción a la que pertenecen. Esto quiere decir que el sistema de la casa no está conectado al suministro de agua, por lo que debemos mantenerlo nosotros en funcionamiento.

Si se descuida, puede obstruirse con bacterias que no lo pueden descomponer. Por ello es vital destaparla, ver grietas y fugas, limpiar el filtro, medir la profundidad de los desechos y hacer que un profesional la vacíe para extraer la fosa.

Para buscar la fosa se siguen las tuberías en el nivel inferior de la casa y se sigue la dirección hacia el exterior. La fosa puede estar fuera de la casa. Esto permite ahorrar tiempo y dinero. Luego es importante desenterrar la parte superior con una pala y ver la puerta de acceso.

A partir de aquí es importante examinar la fosa para buscar grietas, piezas oxidadas o rotas y salida para el drenaje. Se puede hacer correr agua dentro de la casa con el inodoro para ver si llega hasta la fosa y se drena correctamente. Desde ese momento debemos comprobar cuál es la profundidad de la misma con un tubo que sirva de medidor. De esta forma juntamos los tubos con pegamento y PVC para tener el tubo con forma de “L”. Luego nos encargamos de que se cubre cada extremo. A partir de aquí se pueden ajustar las tapas sobre los tubos para que restrinjan el paso del agua.

Luego se introduce la vara en el interior para comprobar la profundidad. Hay que bajar el tubo hasta que entre en contacto con la capa superior de los desechos de la fosa sin romperla. Con un marcador vemos la altura de la parte superior desde el suelo y avanzamos con la capa de desechos a través del tubo, como es el caso de poceros paiporta.

Desde que avanzamos por la capa, es importante forzar el paso de la vara hacia abajo a través de los desechos. A partir de aquí debemos marcar la vara o tubo de nuevo para ver desde arriba a abajo la distancia completa. Procedemos entonces a medir las marcas y a colocarlas sobre una lona para medir con cinta métrica. Si la capa de grasa y aceite está a ocho centímetros es vital bombear cuanto antes.

Para ello, lo más importante es abrir la fosa con cuidado para la inspección y revisar que viene con los filtros instalados. Pero ojo, no debemos quitarlos. La fosa séptica es un elemento peligroso y debemos utilizar guantes protectores de goma. Lo que debemos hacer es sujetarlo con cuidado y rociarlo con una manguera o en un balde de agua. Todo el material sólido debe caer de nuevo en la fosa séptica para que caigan los residuos.

Se debe comprobar que no haya daños en el filtro. Si no limpiamos el filtro de forma regular, se llena y puede dejar de funcionar. En caso de que no funcione, procedemos a reemplazar el filtro, como es el caso de empresa de reparacion de fugas de agua Madrid. Si se instala correctamente, podemos volver a enroscar la tapa de la fosa y debemos bombearla cada pocos años. Es un error creer que no necesita mantenimiento, ya que si no lo hacemos podemos obstruirla y esto lleva a reparaciones de mucho dinero.

Lo que también debemos tener en cuenta es que cuanto más pequeña sea, más frecuente deberá ser el mantenimiento. Una fosa de hogar privado debería durar correctamente unos cuatro o cinco años sin que deba ser bombeada. Este mantenimiento de limpieza evitará que haya fallos sépticos que puedan provocar vertidos y graves problemas.

Para bombear los desperdicios se debe utilizar un material especial en una bomba que succiona todo lo sólido que las bacterias no han sido capaces de descomponer. Con este camión cisterna se lleva el material y se extrae hacia un contenedor para eliminar las aguas residuales.

Desde este momento, la tarea pasa por reincorporar las bacterias al agua para que puedan seguir haciendo su trabajo. Es importante inspeccionar y bombear la fosa cada uno o dos años pagando una pequeña cantidad de dinero en vez de pagar un caro bombeo séptico de algo que se ha dañado. Por otro lado, si existe mayor uso de agua en la casa, la fosa se llenará más rápido y conviene revisarlo cada cierto tiempo. Además, es clave evitar que en la fosa caigan materiales no orgánicos como toallitas limpiadoras y aceite para bebés, pues bloquean el sistema.

Ojo, abrir una fosa séptica es algo muy costoso y peligroso, por lo que la actividad conlleva un plus de cara a sus riesgos. Para ello está la empresa de cubas de desatascos Badalona. Contiene fuertes olores por lo que se debe trabajar con compañeros y alejado de la entrada de la fosa. Los niños pueden caer debido a su tamaño así que hay que comprobar bien el ajuste de los cierres y tapas. No dudes en contratar fontanero barato Badalona.