La Tienda Republicana

Se conmemora el 74 aniversario de la liberación de Auschwitz

Hoy, en el 74 aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz se conmemora el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

Anatoly Shapiro acompaña a algunos de los supervivientes tras la liberación del campo de exterminio / TASS / Archivo

El 27 de enero de 1945, durante la etapa final del conflicto, las fuerzas soviéticas lograron ingresar al campo de Auschwitz, actual Polonia, uno de los centros de muerte del despiadado sistema industrial de exterminio establecido por los nazis contra grupos étnicos, religiosos y opositores políticos. Hoy se cumplen 74 años de esa fecha con la conmemoración del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

Se estima que en Auschwitz-Birkenau desde mayo de 1940 hasta enero de 1945 fueron exterminadas 1,1 millón de personas, la mayoría de ellas judíos polacos. El hombre que abrió las puertas de aquel infierno y lo liberó del dominio nazi fue Anatoly Shapiro, un comandante de batallón de 32 años, que puso en libertad a los 500 prisioneros que estaban allí.

"No teníamos ni la menor idea"

Shapiro concedió una entrevista al diario New York Daily News, poco antes de morir, en el año 2005, en la cual dejó un testimonio escalofriante sobre aquel acontecimiento."No teníamos la menor idea de la existencia de ese campo", explicaba entonces el anciano veterano de guerra.

"Entramos en la mañana del 27 de enero de 1945. Vimos algunas personas vestidas con harapos. No parecían seres humanos, lucían terrible, eran puro hueso", añadió. Shapiro, como comandante del batallón, les dijo a los sobrevivientes que eran el ejército soviético y que quedaban libres del dominio alemán. "Pero ellos no reaccionaron, no podían ni mover la cabeza o decir una palabra".

Recordó de aquella impresión sobre las personas, además de su aspecto esquelético, que no tenían zapatos y sus pies estaban envueltos en ropa vieja: era enero y la nieve rodeaba el lugar. "No sé cómo sobrevivieron a eso", señaló.

"Si tengo algún mensaje para la siguiente generación sería muy simple: no permitir ni por un segundo que lo que ocurrió durante estos años se repita de nuevo", dejaba como testimonio Shapiro entonces.

Ilegal llamar campo de concentración a Auschwitz

Una petición que parece empezar a caer en el olvido poco más de una década después de su fallecimiento. El pasado año, para vergüenza internacional, el senado de Polonia, un parlamento sin un solo representante de ninguna clase de fuerza política progresista, estableció una ley que prohibía llamar a Auschwitz "campo de concentración". La desconcertante medida fue justificada por el gobierno polaco para "impedir las injurias a la nación polaca", al sostener que la denominación podía conducir a pensar que Polonia era responsable de las atrocidades nazis.

Mientras tanto, los mensajes de odio y la progresiva pérdida de los valores fundamentados en los derechos humanos se extienden de manera alarmante por el mundo, haciendo más importante que nunca rememorar los terribles acontecimientos a los que se puso fin hoy hace 74 años.