Carta a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena: "Franco ni en el Valle ni en la Almudena"

  • Hasta hoy, la vicepresidenta Carmen Calvo y el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin decían que no se podía hacer nada para impedir el entierro en La Almudena, pero, tras una reunión de esta mañana, afirman que "buscarán la fórmula" para que los restos del dictador no acaben en la catedral de la Almudena.
  • Paralelamente, un grupo de asociaciones memorialistas ha enviado una carta a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en la que le reclaman que se oponga al entierro de los restos del dictador Francisco Franco en la catedral de La Almudena en el caso de que sus restos sean exhumados en el Valle de los Caídos.

Sra. Manuela Carmena Castrillo

Alcaldesa de Madrid

Plaza de Cibeles, 1

28014 – MADRID

Estimada señora.

Hemos conocido con estupor y enorme indignación la propuesta de la familia Franco de que los restos del dictador, una vez exhumados del Valle de Cuelgamuros, sean trasladados, con honores, a la catedral de La Almudena en el centro de Madrid.

Franco fue un general golpista que instauró una dictadura y secuestró la soberanía nacional por la fuerza durante 40 años, y el máximo responsable de un régimen de represión y terror ejercido, de múltiples formas,  sobre cientos de miles de personas.

El entierro de Franco en La Almudena, un lugar público a pocos metros de la Plaza de Oriente, donde la dictadura organizaba los actos de exaltación del régimen, supondría una vejación y una humillación para las miles de víctimas del franquismo, para sus familias, y para el conjunto de la sociedad.

Asimismo, si finalmente se enterrase al dictador en La Almudena, la catedral y el centro de Madrid se convertirían en un centro de peregrinación de los nostálgicos del franquismo y de los fascismos europeos, y como respuesta, en un lugar de movilización antifascista. Ello tendría consecuencias enormemente negativas para la imagen de Madrid, y para la convivencia de los vecinos y vecinas de la ciudad, y sus visitantes.

Una democracia no puede honrar a un dictador, como han expresado reiteradamente los organismos internacionales de Derechos Humanos. Solicitamos de ustedes, desde las diferentes responsabilidades que ejercen actualmente, que tomen las medidas necesarias para que Franco no sea enterrado en la catedral de La Almudena tras su salida del Valle de Cuelgamuros.

Las asociaciones y colectivos firmantes nos oponemos frontalmente a que este hecho se produzca, y hacemos un llamamiento público a la ciudadanía para que exprese su desacuerdo y se movilice, con el fin de impedir que se consume tal escarnio.

Fdo: Julián Rebollo Cuéllar (DNI: 1.055.143 H), en nombre de todos los colectivos y organizaciones firmantes.