CGTN •  Internacional • 24/09/2020

Misión ante la ONU rechaza acusaciones infundadas de Estados Unidos

El 23 de septiembre, la Misión Permanente de China ante las Naciones Unidas ejerció su derecho de respuesta, de acuerdo con las reglas de la Asamblea General de la ONU, al ataque y calumnia contra China por parte del Presidente de los Estados Unidos en el debate general de la 75ª sesión de la Asamblea General de la ONU. El texto completo de la respuesta es el siguiente:

Misión ante la ONU rechaza acusaciones infundadas de Estados Unidos

En el debate general de la 75ª sesión de la Asamblea General de la ONU, Estados Unidos atacó y calumnió a China sin tener en cuenta los hechos básicos. China expresa una firme oposición.

El mundo se enfrenta a los formidables desafíos que plantea el COVID-19 y las graves amenazas del unilateralismo, el proteccionismo y las prácticas de intimidación. El mundo ha llegado a una encrucijada. En este momento, lo que se necesita es unidad, cooperación y confianza mutua, en lugar de la confrontación y la propagación del “virus político”.

El nuevo coronavirus es el enemigo común de la humanidad. Es otro virus desconocido de la naturaleza, que puede propagarse entre los humanos en cualquier momento y lugar. China es una víctima del virus y un contribuyente a la lucha mundial contra él. China informó sobre la epidemia, identificó el patógeno y compartió la secuencia del genoma con el mundo lo antes posible. Cuando se confirmó la transmisión de persona a persona, China tomó inmediatamente la decisión decidida de cerrar todas las rutas de salida de Wuhan. Se impuso el cierre más estricto en las rutas de salida de la ciudad de Wuhan y la provincia de Hubei, y se estableció el control del tráfico. Las autoridades aduaneras de China detuvieron rápidamente, de conformidad con la ley, los viajes al extranjero de chinos en cuatro categorías, a saber, casos confirmados, casos sospechosos, contactos cercanos con los dos primeros y personas con fiebre. Cuando China cerró los canales de salida de Wuhan el 23 de enero, solo se identificaron nueve casos confirmados fuera de China, de los cuales solo uno estaba en los Estados Unidos. El 31 de enero, Estados Unidos suspendió los vuelos directos con China. Cuando Estados Unidos cerró sus fronteras a todos los ciudadanos chinos el 2 de febrero, solo se reportaron una docena de casos confirmados en Estados Unidos. La respuesta a la epidemia de China ha sido abierta y transparente en cada paso del camino. La línea de tiempo es clara y los hechos y los datos hablan por sí mismos. La respuesta a la epidemia de China ha sido abierta y transparente en cada paso del camino. La línea de tiempo es clara y los hechos y los datos hablan por sí mismos. La respuesta a la epidemia de China ha sido abierta y transparente en cada paso del camino. La línea de tiempo es clara y los hechos y los datos hablan por sí mismos.

En cuanto al cambio climático y la protección del medio ambiente, China ha cumplido activamente con responsabilidades internacionales compatibles con su propia etapa de desarrollo y las condiciones nacionales, y ha adoptado una serie de políticas y acciones. Los resultados obtenidos son ampliamente reconocidos. China alcanzó sus objetivos de acción climática para 2020 dos años antes de lo programado, una contribución importante a la respuesta global al cambio climático. Los combustibles no fósiles ahora representan casi el 15 por ciento del consumo total de energía de China. China tiene el 30 por ciento de la capacidad instalada mundial de energía renovable, lo que representa el 44 por ciento del aumento mundial. Su stock de vehículos de nueva energía es más de la mitad del total mundial. China ha contribuido con el 25 por ciento al aumento de las áreas de forestación en todo el mundo desde 2000.2 antes de 2030 y neutralidad de carbono antes de 2060. Dichos objetivos son consistentes con la visión de China de un mundo vibrante, limpio y hermoso a través de esfuerzos conjuntos y su compromiso de fomentar una comunidad con un futuro compartido para la humanidad.

China participa activamente en la gobernanza climática global. China es uno de los primeros signatarios de la CMNUCC y ha contribuido significativamente a la conclusión del Protocolo de Kioto, el Acuerdo de París y las directrices de implementación relacionadas. Gracias a los esfuerzos concertados de China y otras partes, la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático de 2019 en Madrid produjo una serie de decisiones que reafirmaron el compromiso con el multilateralismo y el consenso entre todas las partes sobre la gobernanza climática, sentando las bases para las negociaciones de seguimiento.

Estados Unidos, como el mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero en términos acumulativos, no solo no ratificó el Protocolo de Kioto, sino que también se retiró del Acuerdo de París. Ha rechazado los objetivos vinculantes de reducción de emisiones cuantificados para sí mismo y se ha negado a tomar incluso los pasos mínimos para proteger el planeta. Al hacerlo, EE. UU. Se ha desvinculado completamente del sistema y acuerdos globales de emisiones de carbono, y ha frenado seriamente procesos globales como la reducción de emisiones y el desarrollo ecológico y bajo en carbono. Estados Unidos es el mayor exportador mundial de desechos sólidos y un importante consumidor de plásticos per cápita. Sin embargo, se ha negado a ratificar el Convenio de Basilea y ha puesto obstáculos al proceso de gobernanza global sobre los residuos plásticos. Incluso ha enviado una gran cantidad de desechos a países en desarrollo, haciendo un daño enorme al medio ambiente local y global. Estados Unidos no está en posición de culpar a otros.

Involucrado en prácticas unilaterales y de intimidación, Estados Unidos sigue retirándose de los tratados y organizaciones internacionales, socavando gravemente el sistema internacional centrado en la ONU y el orden internacional basado en el derecho internacional. Estados Unidos muestra sus músculos en muchas partes del mundo, interfiriendo gravemente en los asuntos internos de otros países e instigando “revoluciones de color”, poniendo así en peligro la paz y la estabilidad regionales. Estados Unidos, al volver a la «mentalidad de la guerra fría» y crear una confrontación ideológica, está empujando al mundo a una situación peligrosa. Al presionar por la antiglobalización, Estados Unidos está erigiendo barreras proteccionistas y desestabilizando las cadenas industriales y de suministro mundiales. Está blandiendo el gran garrote de las sanciones unilaterales, conteniendo y reprimiendo frenéticamente a las empresas extranjeras, e intentar cortar artificialmente el flujo internacional de capital, tecnología, productos, industria y personal. Todos estos representan una seria amenaza para la paz y el desarrollo mundiales.

Instamos a la parte estadounidense a reflexionar sobre sus propios problemas, cambiar de rumbo y hacer más en interés de la paz y el desarrollo mundiales, en lugar de seguir el camino del unilateralismo y la hegemonía.

Fuente: CGTN


CGTN /