La Tienda Republicana

Europa toca fondo: las autoridades italianas detienen a Carola Rackete, capitana del barco SeaWatch

La activista y capitana del navío de rescate en el Mediterráneo Sea Watch ha sido detenida tras atracar sin autorización en el puerto de Lampedusa tras 17 días. La Guardia di Finanza acusa a Rackete de "resistencia o violencia contra un navío de guerra", cargo penado con hasta diez años de prisión.

Rackete en el momento de la entrada del barco en el puerto de Lampedusa / @seawatch_intl

Las amenzas se han cumplido y las autoridades italianas han detenido a la activista y capitana de barco Carola Rackete tras atracar sin autorización en el puerto de Lampedusa. Su navío, el Sea Watch, ha permanecido 17 días clamando socorro tras rescatar a 40 personas víctimas de un naufragio en el Mediterráneo.

Durante la madrugada, el navío puso rumbo a la isla italiana de Lampedusa, tras semanas reclamando socorro y permiso para atracar. Un permiso que en todo momento fue rechazado por las autoridades italianas, amenazando en todo momento con acciones legales en contra de la capitana en el caso de introducir el barco en el puerto con las 40 personas rescatadas. "Espero multas, incautaciones y detenciones", había anunciado el Ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, que ha empleado todo el caso y su deshumanizada posición como ariete de su política contraria a los derechos humanos.

Tras el rechazo de las autoridades portuarias a dar acceso al barco amparándose en la "Legge Porti Chiusi" (Puertos cerrados) promovida por el propio Salvini, Rackete ignoró las advertencias invocando el estado de necesidad del barco y sus pasajeros. "La comandante Carola no tenía elección", afirma Giorgia Linardi, portavoz de Sea Watch Italia. "Desde hacía 36 horas había declarado el estado de necesidad que las autoridades italianas han ignorado", explica.

"Ha sido una decisión desesperada para una situación que había alcanzado un punto desesperado", apuntan los abogados de la ONG Sea Watch Leonardo Marino y Alessandro Gamberini.

Una lancha de la Guardia di Finanza trató de impedirle el paso maniobrando alrededor del Sea Watch, siendo esquivada por el barco capitaneado por Rackete, acontecimiento que las autoridades han empleado como excusa para su detención, con acusaciones de "resistencia o violencia contra un navío de guerra", un delito que puede suponer entre 3 y 10 años de prisión.

Enfrentamiento político en Lampedusa

La trascendencia de los acontecimientos y su significado en la actual coyuntura política italiana ha quedado manifestada por la presencia de partidarios y contrarios al barco en el puerto, que se han enfrentado verbalmente en un ambiente completamente crispado.

En el momento de su atraque en el puerto, a bordo del Sea Watch se encontraban los parlamentarios Riccardo Magi del partido + Europa, Nicola Fratoianni de Sinistra Italiana, y los diputados Davide Faraone, Matteo Orfini e Graziano Delrio del PD. "Los acuerdos de países de la UE para acoger a los refugiados estaban y aún así las autoridades no han concedido la autorización para atracar, la situación estaba volviéndose demasiado crítica, así que la capitana ha tomado la decisión", expone Delrio, portavoz del grupo de parlamentarios del Partito Democrático a bordo.

Tras el desembarco y durante su detención, una multitud de personas se congregó para animar y aplaudir a Rackete al tiempo que coreaban consignas contra Salvini, la Lega y la política migratoria del gobierno italiano.

Frente a ellos, un grupo de ultras de la Lega encabezados por la ex senadora Angela Maraventano, insultaban y reprendían tanto a la multitud congregada como a la tripulación del barco. "Esta isla es mía y vosotros la estáis invadiendo, Italia ha sido violada esta noche", ha declarado la parlamentaria que paradójicamente defendió durante años la independencia del norte de Italia de la parte meridional del país donde se encuentra la que proclama su isla, visiblemente fuera de control. Maraventano no ha sido la única que ha puesto de manifiesto su apoyo a las medidas antiinmigración. La presidente del partido de extrema derecha Fratelli d'Italia y ex ministra Giorgia Meloni no ha dudado en declarar que se debe "repatriar a los inmigrantes a bordo del barco y hundirlo". Queda todo dicho.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Comentarios

Nacionalismo Fascismo amor por Italia