La Tienda Republicana

‘EEUU e Israel, detrás de incendios en el mar de Omán’

EE.UU. y el régimen de Israel están detrás del incidente que provocó la quema parcial de los dos buques petróleos en el mar de Omán, sospecha un político iraní.

Los buques cisterna Front Altair y Kokuka Courageous, con pabellón de las Islas Marshall y de Panamá, respectivamente, se incendiaron ayer jueves en el mar de Omán, a 25 millas del puerto iraní de Yask, en la provincia de Hormozgan (sur).

Aún no se sabe si lo ocurrido fue un mero accidente o un sabotaje como lo que sucedió el pasado 12 de mayo con las explosiones producidos en varios buques de carga de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en Al-Fuyaira.

Sobre este último, el coordinador para Oriente Medio de la Comisión Internacional de Derechos Humanos (IHRC, por sus siglas en inglés), Haitham Abu Said, concluyó a principios de junio que el régimen israelí estuvo involucrado directamente los hechos del puerto emiratí.

El director general de Asuntos Internacionales del Parlamento iraní, Hosein Amir Abdolahian, ha señalado este viernes que los servicios de Inteligencia de EE.UU. e Israel (Mossad) son los “principales sospechosos” de llevar a cabo acciones que provoquen la desestabilización de la exportación del petróleo en el Golfo Pérsico y el mar de Omán.

El alto cargo persa ha puesto en entredicho, asimismo, las políticas hostiles de Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Baréin en la región de Oriente Medio denunciando que la “estupidez” de estos tres países árabes “ha intensificado el belicismo en la zona”.

Amir Abdolahian ha criticado también la postura antiraní de EE.UU. y sus socios y ha enfatizado en la firme voluntad de Teherán de garantizar la preservación de los intereses del pueblo persa ante tales medidas.

“La República Islámica de Irán protege con firmeza sus intereses nacionales y de la estabilidad regional, decepcionando así a los enemigos encabezados por la Casa Blanca”, ha enfatizado.

Una vez registrada las explosiones, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, acusó a Irán de estar detrás del incidente, sin aportar prueba alguna.

En respuesta, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, aseveró que los incendios navales del mar de Omán son “un plan B del Equipo B”—en referencia al asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton; el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud; su homólogo emiratí, Muhamad bin Zayed Al Nahyan; y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu— para “sabotear la diplomacia” en la región.

Teherán ha calificado de “sospechosas” las detonaciones producidos en los dos buques, vinculados a Tokio, que se produjeron en medio de la histórica visita a la República Islámica del primer ministro de Japón, Shinzo Abe.

Irán rechaza postura “alarmante” de EEUU sobre petroleros quemados

El portavoz de la Cancillería de Irán, Abás Musavi, ha rechazado de forma categórica las “acusaciones infundadas” del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo contra Irán en torno a los explosiones producidos en dos buques cisterna en el mar de Omán.

Pompeo explicó que, según el análisis estadounidense, todo apunta a que “la República Islámica de Irán es el responsable de los ataques que ocurrieron en el golfo de Omán”.

“Acusar a Irán por los accidentes sospechosos y desafortunados que sufrieron los petroleros es aparentemente lo más fácil para Pompeo y las otras autoridades estadounidenses”, puntualiza el portavoz ministerial en un comunicado emitido este viernes.

El diplomático iraní ha insistido en que “la naturaleza sospecha de los incidentes sufridos por los petroleros no es ninguna broma. No es para nada graciosa, más bien es preocupante y alarmante”.

“Mientras que el primer ministro japonés (Shinzo Abe) se reúne con la figura número uno de la República Islámica de Irán para reducir las tensiones, ¿qué manos clandestinas han estado buscando socavar estos esfuerzos en la región y quiénes se benefician de ello?”, se pregunta Musavi, refiriéndose al histórico encuentro mantenido ayer jueves en Teherán (capital persa) entre el premier nipón y el Líder de la República Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

El portavoz ha recordado de igual modo que Irán, como “responsable de garantizar la seguridad en el estrecho de Ormuz”, fue el primer país en “acudir en auxilio” de las embarcaciones y “salvó” a su tripulación.

Hoy viernes, el jefe de la Diplomacia persa, Mohamad Yavad Zarif, acusó a Washington y a sus aliados de la región de “sabotear la diplomacia” al inculpar de “la más mínima prueba” a Teherán de los incidentes. “Que EE.UU. de inmediato saliera haciendo acusaciones contra Irán, sin una pizca de evidencia objetiva ni circunstancial, solo deja en claro que el ‘equipo B’ se está moviendo al plan ‘B’: sabotear la diplomacia, incluyendo la de Shinzo Abe, para encubrir su terrorismo económico contra Irán”, tuiteó Zarif.

El máximo diplomático persa se refiere con equipo B al formado por el asesor de Seguridad Nacional estadounidense John Bolton; el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu; y el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman y su homólogo emiratí, Muhamad bin Zayed Al Nahyan.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) se reunió de urgencia la noche de jueves y discutió a puertas cerradas lo ocurrido a pedido de Estados Unidos.

La misión iraní ante Naciones Unidas refutó las “infundadas” acusaciones de Washington, al tiempo que llamó a EE.UU. y sus aliados regionales a “dejar de ser belicistas y poner fin a sus complots, así como a las operaciones de falsa bandera en la zona”.

mjs/krd/hnb

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.