La Tienda Republicana

Trump rechaza determinar si Riad ordenó el asesinato de Khashoggi

El presidente de EEUU, Donald Trump, ignoró el plazo determinado por el Congreso para identificar a los asesinos del periodista saudí Jamal Khashoggi.

Trump / AFP

El columnista de The Washington Post, crítico con la monarquía, fue asesinado el pasado 2 de octubre en el consulado saudí en Estambul (Turquía). Poco después, un grupo de senadores, compuesto por once republicanos y once demócratas, envió una carta al mandatario republicano, en la que solicitaban que se identificara a los responsables de los hechos dentro de 120 días. El plazo previsto venció ayer viernes.

Una fuente de la Administración estadounidense indicó la misma jornada del viernes a EFE que el inquilino de la Casa Blanca “rechazó la petición” de los senadores al respecto.

“Siendo consistentes con la postura de la Administración anterior (presidida por Barack Obama) y con la separación constitucional de poderes, el presidente mantiene su decisión de negarse a actuar bajo las solicitudes de los comités del Congreso cuando sea apropiado”, indicó el alto funcionario estadounidense consultado por el medio español.

Aunque hay muchos indicios de que el crimen se cometió por orden del príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, el presidente norteamericano se ha negado hasta el momento a vincular a Bin Salman con el asesinato de Khashoggi para no perder el comercio multimillonario de armas de su país con el reino saudí.

El canciller de Arabia Saudí, Adel al-Yubeir, por su parte, insistió desde Washington (capital estadounidense), que Bin Salman “no ordenó el asesinato de Khashoggi”.

“Sabemos que no se trataba de una operación autorizada. Ninguna orden había sido emitida para iniciarla”, indicó Al-Yubeir, quien expresó al mismo tiempo su esperanza de que el Congreso estadounidense esperara hasta que se divulgaran los resultados de la investigación.

Las declaraciones del jefe de la Diplomacia saudí, sin embargo, llegaron un día después de que Agnes Callamard, relatora especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que encabeza las investigaciones sobre el asesinato de Khashoggi, afirmara que tiene “pruebas” de que la operación fue ordenada por funcionarios saudíes.