La Tienda Republicana

Tribunal de Brasil suma 13 años a la sentencia de Lula

El expresidente brasileño Lula da Silva recibió el miércoles otra condena de 12 años y 11 meses de cárcel por presuntos actos de corrupción y lavado de dinero.

Esta sentencia es la segunda en menos de dos años para Luiz Inácio Lula da Silva, quien ya cumple una condena de 12 años y un mes en una prisión de la ciudad de Curitiba, en el sur de Brasil, por “haber recibido un triplex en el municipio de Guarujá, Sao Paulo, a cambio de sobornos”, según ordenó el noviembre pasado el magistrado Sergio Moro.

El nuevo fallo, a cargo de la jueza federal Gabriela Hardt, determina que Lula “se benefició de las obras por cerca de un millón de reales” (unos 271 000 dólares) que las empresas Odebrecht, OAS y Schain habrían hecho en una casa en Atibaia, Sao Paulo. 

Si bien la casa de Atibaia no estaba a nombre del expresidente, la sentencia señala que Lula recibió beneficios ilegales por parte de empresas que fueron favorecidas en su Gobierno con contratos amañados con la petrolera estatal Petrobras.

La magistrada estimó que “la culpabilidad es elevada”, pues Lula “recibió ventajas indebidas en función de su cargo de presidente de la República, de quien se exige un comportamiento ejemplar”.

La jueza federal también emitió sentencias contra el expresidente de OAS, Emilio Odebrecht, patriarca del grupo Odebrecht, y su hijo Marcelo Odebrecht. Los condenados negaron las acusaciones contra Lula y dijeron que apelarían los fallos por presentar varias contradicciones.

Mientras tanto, Gleisi Hoffman, la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT) refutó la condena contra Lula y la tachó de una “persecución” contra el exmandatario, fundador de esta formación política izquierdista.

El ex jefe de Estado brasileño, que quedó inhabilitado para presentarse a las elecciones presidenciales de octubre pasado, ha asegurado en reiteradas ocasiones ser víctima de una “masacre mediática”.

nlr/ncl/alg