La Tienda Republicana

Líbano desbloquea la formación de un gobierno de unidad tras 8 meses de negociaciones

Tras más de ocho meses de interminables negociaciones, el primer ministro Saad Hariri ha anunciado la formación de un ejecutivo de unidad.

El primer ministro libanés, Saad Hariri, se toma un selfie junto a seguidores tras la formación del gobierno / RL

Tras ocho meses de arduas negociaciones, el primer ministro libanés, Saad Hariri, accedió a nombrar al hijo del diputado sunní y ex primer ministro Abdel Rahim Mrad, ministro de Estado para el Comercio Exterior. Él ha sido promovido por el jefe de Estado para poner fin a la crisis motivada por el tema de la representación de los seis diputados sunníes libaneses cercanos al bloque del 8 de Marzo.

Se trata de un gabinete amplio con 30 ministros, los cuales representan proporcionalmente a las principales fuerzas que se sientan en el Parlamento libanés.

Hezbolá dispone de tres ministros, uno más que en el gobierno anterior. Ha renombrado a Mohammad Fneich para el cargo de ministro de Temas de Juventud y Deportes y a dos nuevos: a Yamil Yabak, un reputado cardiólogo, para el Ministerio de Sanidad, y a Mahmud Kmati, un miembro de su Buró Político, para el Ministerio de Asuntos Parlamentarios.

El Movimiento Amal también dispone de tres ministerios: Finanzas, que estará ocupado por Hassan Jalil, Cultura (Mohammad Daúd) y Agricultura (Hassan Lakis).

El presidente de la República, Michel Aoun, dispone, por su parte, de cuatro ministros, incluyendo dos considerados soberanos: el de Defensa, acordado a Elias Abu Saad, y el de Justicia (Albert Serhane).

El partido que él fundó, la Corriente Patriótica Libre (CPL), que está dirigido por su yerno Gebran Bassil (que desempeña la cartera de Exteriores) dispone de cinco ministerios: Turismo (Awadis Cadanian), Asuntos de los Emigrados (Hassan Atallah), Medio Ambiente (Fadi Jreysati), Economía y Comercio (Mansur Bteish) y Energía (Nada al Bustani).

Su principal rival cristiano en la escena libanesa, las Fuerzas Libanesas, ha obtenido cuatro ministerios, incluyendo los de Trabajo (Camille Abu Suleiman) y Desarrollo Administrativo (May Chidiac). No ha podido, sin embargo, obtener ningún ministerio de los llamados soberanos. En la actualidad, su relación con el primer ministro Saad Hariri se encuentra deteriorada, según los observadores.

El tercer partido cristiano Marada (aliado de la CPL y Hezbolá en la coalición del 8 de Marzo), obtuvo el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (Yusuf Fenianos).

El Partido Socialista Progresista (drusos), liderado por Walid Yumblatt, consiguió dos ministerios: Industria (Wael Abu Faour) y Educación (Akram Shhayyeb).

El otro partido druso, el Partido Democrático Libanés, del diputado Talal Arslan, del campo de 8 de Marzo, obtuvo el Ministerio de los Desplazados, que confió a uno de sus seguidores, Saleh Garib.

La Corriente del Futuro, de Saad Hariri, obtuvo seis ministerios, incluyendo el de Interior (otorgado a una mujer, la antigua ministra Raya al Hassan), el de Comunicaciones (Mohammad Shkeir), de Información (Yamal Yarrah), de Asuntos Tecnológicos (Adel Afiouni) y de la Mujer (Violette Safadi).

Curiosamente, este gobierno ha sido recibido con bastante escepticismo por parte de los medios libaneses. “No hay confianza”, señaló el diario Al Akhbar, cercano al 8 de Marzo. El periódico aludió a “las crisis económicas que pesan sobre el país, al encarecimiento de la vida, el paro y la pobreza”, desafíos que el nuevo gobierno deberá de enfrentar.