La Tienda Republicana

27 muertos y 77 heridos en un doble atentado con bomba en una catedral en Filipinas

27/01/2019

Según los militares del país, dos explosiones producidas en la catedral de la ciudad de Joló provocaron varios muertos. Las autoridades desconocen la autoría, pero barajan la responsabilidad de la milicia islamista Abu Sayyaf o a pequeños grupos yihadistas que operan en la región.

Estado de la catedral de Jolo tras el atentado / Philippines Public Information Office

Al menos 27 personas muertas y otras 77 heridas tras el atentado que ha tenido lugar en una catedral católica durante una misa, en una isla del sur de Filipinas. El ataque, perpetrado mediante la detonación de dos bombas, con apenas un minuto de diferencia, arrasó por completo el interior de la moderna catedral de Jolo cuando se encontraba llena de personas que acudían a los ritos religiosos católicos. Las autoridades han señalado la importante presencia activa de insurgentes musulmanes en la región.

Según los testigos, la primera bomba ha estallado en el interior del templo de Jolo, la capital de la provincia de Sulu, haciendo que los fieles, algunos de ellos heridos, salieran en estampida por la puerta principal. Soldados y policías apostados en el exterior se han dirigido hacia el lugar al producirse la detonación del segundo artefacto, alrededor de un minuto más tarde, en la entrada principal, causando más muertos y heridos. El ejército se encuentra verificando un reporte que apunta a que la segunda bomba podría haber estado adosada a una motocicleta estacionada.

La explosión inicial destrozó los bancos de madera de la nave principal de la catedral y rompió los vidrios de las ventanas, mientras que la segunda esparció los restos humanos y escombros por la plaza de delante de la catedral de Nuestra Señora del Monte Carmelo, según contaron testigos. La señal de telefonía móvil se cortó en las primeras horas posteriores al ataque. Los testigos que hablaron con The Associated Press se negaron a dar sus nombres o estaban ocupados en la escena de los atentados.

La policía dijo que al menos 27 personas perdieron la vida y 77 más resultaron heridas. Veinte de las víctimas son civiles y siete forman parte de las fuerzas de seguridad, mientras que entre los heridos hay 14 soldados y 61 civiles.

Soldados a bordo de vehículos blindados han deplegado un fuerte operativo, cortando la calle principal que va a la iglesia mientras los muertos y heridos han sido trasladados al hospital de la ciudad. Algunas víctimas han sido evacuadas por aire a la cercana ciudad de Zamboanga.

“He ordenado a nuestros soldados que eleven su nivel de alerta, garanticen la seguridad de todos los templos y lugares públicos a la vez, y emprendan con celeridad medidas para frustrar planes hostiles”, afirma el ministro de Defensa, Delfín Lorenzana, en un comunicado.

“Perseguiremos hasta los confines de la tierra a los despiadados agresores detrás de este cobarde delito hasta que cada asesino sea llevado ante la justicia y encarcelado. La ley no tendrá compasión con ellos”, señala la oficina del presidente del país, Rodrigo Duterte, en Manila.

El comunicado presidencial apunta que “los enemigos del estado desafiaron de forma audaz la capacidad del gobierno para garantizar la seguridad de los ciudadanos en esa región. (Las Fuerzas Armadas filipinas) aceptarán el reto y aplastarán a esos delincuentes impíos”.

La isla de Jolo sufre desde hace años la presencia de los insurgentes de Abu Sayyaf, considerada una organización terrorista por Filipinas y Estados Unidos por sus bombardeos, secuestros y decapitaciones. Un obispo católico, Benjamin de Jesús, fue baleado por supuestos miembros de la milicia en el exterior de la catedral en 1997.

Por el momento nadie ha reivindicado la autoría del atentado.

El atentado se ha realizado casi una semana después de que la minoría musulmana del país, de mayoría católica, apoyó la creación de una nueva región autónoma en el sur con la expectativa de poner fin a casi cinco décadas de rebelión separatista que causó 150.000 muertes.

Aunque la mayoría de las zonas musulmanas aprobaron un acuerdo de autonomía, éste fue rechazado por los votantes de la provincia de Sulu, donde se encuentra Jolo. La región acoge también a una facción rebelde contraria que se opone al acuerdo, además de pequeñas células insurgentes que no formaron parte del proceso de paz. Los gobiernos occidentales elogiaron el pacto de autonomía. Temen que pequeños grupos de rebeldes vinculados al grupo Estado Islámico procedentes de Oriente Medio y el sureste asiático puedan aliarse con los insurgentes filipinos y convertir el sur del archipiélago en un feudo extremista.

Las fuerzas de seguridad están evaluando “diferentes grupos de amenazas y todavía no pueden decir si estuvo relacionado con el reciente plebiscito”, según señala Albayalde, jefe de la policía nacional, a la televisora ABS-CBN TV.

Además del pequeño y brutal grupo Abu Sayyaf, entre las milicias presentes en Sulu hay una pequeña banda de jóvenes yihadistas alineados con Estado Islámico que recientemente llevó a cabo asaltos, incluyendo secuestros y decapitaciones. Abu Sayyaf retiene a al menos cinco rehenes: un ciudadano holandés, los malasios, un indonesio y un filipino, en sus bases en la jungla, en su mayoría cerca de la localidad de Patikul, cerca de Jolo.

Las fuerzas gubernamentales han realizad ofensivas esporádicas para aplastar a la insurgencia, también en Jolo, una isla pobre de más de 700.000 habitantes. Unos pocos miles de católicos viven su mayoría en la capital.

Algunos rumores apuntan a que los ataques pueden ser un movimiento de distracción por parte de los insurgentes musulmanes tras la reciente ofensiva filipina que mató a varios extremistas vinculados a EI en un campamento en el interior de la provincia de Lanao del Sur, también en el sur del país. La zona está cerca de Marawi, la ciudad musulmana que estuvo sitiada durante cinco meses por cientos de milicianos ligados a EI, incluyendo combatientes extranjeros, en 2017.