La Tienda Republicana

Mike Pompeo designa a un emisario para derrocar al Gobierno venezolano

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, nombra al exdiplomático Elliott Abrams como emisario para Venezuela con el objetivo declarado de derrocar al Gobierno chavista.

Elliott ya jugó un importante rol en la política exterior estadounidense en Nicaragua, Guatemala o El Salvador en los años '80 / The Atlantic

Luego de que la Casa Blanca reconoció al golpista Juan Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela, Pompeo ha anunciado este viernes el nombramiento de Ellitot Abrams para “ayudar al pueblo venezolano a restaurar la democracia”.

Según Pompeo, su emisario será un “verdadero activo” para los “esfuerzos” de Washington en Venezuela. El sábado, Abrams acompañará al mencionado titular estadounidense a la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU), donde se analizará la situación de Venezuela, e intentarán que el ente reconozca al proestadounidense Guaidó como “presidente interino” de la nación suramericana.

“Hay muchas dimensiones sobre cómo podemos asistir a los venezolanos para lograr la democracia y vamos a ser responsables de liderar ese esfuerzo”, ha dicho Pompeo.

Abrams es un viejo conocido de la política exterior estadounidense. Reconocido como un "halcón", denominación oficiosa dada a los políticos republicanos de posiciones más agresivas en política exterior, su trabajo fue determinante ya en lo año '80. durante la era Reagan en países como Nicaragua, Guatemala y El Salvador. Al asumir el nuevo encargo, ha expresado ante la prensa que la crisis en Venezuela es “profunda, compleja y peligrosa”.

Poco antes del anuncio de Pompeo, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, había dicho que su gobierno se preparaba “junto al pueblo” para hacer frente a un potencial conflicto armado. Esto ante el golpe de Estado que lidera Estados Unidos. 

Maduro juramentó su segundo mandato el pasado 10 de enero tras ganar holgadamente las elecciones el año pasado, aunque EE.UU. y algunos países de la región, promotores de un golpe de Estado, decidieron desconocer el nuevo periodo presidencial del dirigente socialista. 

El miércoles, el presidente de la Asamblea Nacional (AN), declarada en desacato y de mayoría opositora, Juan Guaidó, se proclamó “presidente interino” del país con el apoyo del mandatario estadounidense, Donald Trump, para forzar la salida de Maduro.

Maduro ha asegurado, sin embargo, que el pueblo venezolano no aceptará que “imperio alguno” le imponga gobiernos por vías extraconstitucionales.