Greenpeace ve ciertos “brotes verdes” en los PGE pero reclama una revisión seria para adaptarlos a la lucha contra el cambio climático

  • La Oficina de Cambio Climático aumenta un 49% su presupuesto con respecto 2018 para dedicarlo a la lucha contra el cambio climático y la transición justa.
  • El impacto de las medidas de fiscalidad ambiental promovidas por el Gobierno asciende a 670 millones de euros, aunque la presión fiscal sigue estando muy por debajo de la media europea.
  • Greenpeace lamenta la reducción de las partidas destinadas a actuaciones ambientales, costas y agua de un 7% a pesar de la creación del Ministerio de Transición Ecológica.
  • Es necesaria una ley de cambio climático y transición energética que obligue a que se concrete en los PGE la apuesta por la transición ecológica.

En un primer análisis de los Presupuestos Generales del Estado para 2019 presentados hoy en el Congreso, Greenpeace ve algunos gestos para el optimismo, en especial en abordar la transición justa, pero pide una profunda reflexión tras comprobar que el interés que ha manifestado el Gobierno por frenar el cambio climático y la creación de un Ministerio para la Transición Ecológica no se ven reflejados totalmente en los PGE.

Greenpeace denuncia que las partidas para los programas destinados a actuaciones ambientales, costas y agua hayan disminuido en su conjunto un 7% con respecto a la propuesta del anterior Gobierno en 2018. Aunque valora muy positivamente que se haya enmendado el “hachazo” sufrido por la Oficina de Cambio Climático en años anteriores con un aumento de los fondos del 49% respecto al año anterior que se dedican a la lucha contra el cambio climático y la transición justa.

El director de Greenpeace, Mario Rodríguez, recuerda que el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2019 refleja avances pero aún se necesita una apuesta medioambiental decidida de Pedro Sánchez.Es necesaria la aprobación de una ley de cambio climático y transición energética con unos objetivos ambiciosos que obliguen a que se concrete en los PGE la apuesta por la transición ecológica y la lucha contra el cambio climático”, ha declarado Rodríguez.

La organización ecologista destaca:

Transición energética y movilidad

  • La apuesta del Gobierno por la transición energética eficiente y justa hacia un modelo 100% renovable, inteligente tiene un ligero reflejo en los presupuestos.
  • El presupuesto destinado a las políticas de gasto de Industria y Energía ha aumentado un 0,5% con respecto a 2018. Aunque la mayor parte se centra en cubrir los costes del sistema eléctrico.
  • En este sentido, destaca la creación de un bono social térmico para paliar la pobreza energética, que asciende a 80 millones de euros, y el aumento del presupuesto del Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras contará en 2019 con unos recursos de 284 millones de euros (un aumento del 34,8% con respecto a 2018).
  • Aspectos como la movilidad sostenible, la promoción de las renovables y la eficiencia energética mantienen su presupuesto de 2018 (300 millones de euros que se otorgan al IDAE para el impulso de la eficiencia y las energías renovables y 50 millones para el impulso de la movilidad energéticamente eficiente y sostenible, como novedad este año no subvencionará los vehículos de gas).

Fiscalidad verde

  • El principio quien contamina paga ha estado prácticamente siempre ausente de la fiscalidad en los PGE. De hecho, España está en el furgón de cola de la Unión Europea en impuestos verdes con un porcentaje respecto al PIB del 1,86% , frente a la media del 2,56%.
  • En 2019 el impacto de las medidas de fiscalidad verde, como la reducción de la bonificación del impuesto del diésel, tendrá un impacto de 670 millones de euros que se emplearán en ayudas a la movilidad eléctrica, así como el aumento de los ingresos procedentes de las subastas de derechos de emisión de efecto invernadero (CO2), que irán a las políticas de transición justa y de lucha contra el cambio climático.

“La fiscalidad ambiental es una de las vías imprescindibles para garantizar la transición ecológica de nuestra economía y la generación de empleo estable y de calidad. Animamos a El Gobierno debe asumir su responsabilidad para integrar eficazmente la fiscalidad ambiental en las políticas estatales, favoreciendo una transición más justa y más sostenible” ha declarado Alicia Cantero, coordinadora del análisis de Presupuestos.

Con la mayor brevedad posible, Greenpeace dispondrá de una valoración ambiental más detallada de los presupuestos por partidas y programas que hará llegar a la Comisión de Presupuestos Generales del Estado en el Congreso de los Diputados y que estará disponible en la web de la organización.