La Tienda Republicana

Choques entre los manifestantes y la policía en la primera convocatoria de los Chalecos Amarillos en 2019

06/01/2019

A pesar de la paulatina desmovilización que parecía intuirse entre el movimiento de los Chalecos Amarillos en Francia tras las concesiones realizadas por el gobierno de Emmanuel Macron, el año 2019 ha contemplado nuevas manifestaciones masivas, con hasta 50.000 personas movilizándose en Francia en el primer sábado del año, el octavo consecutivo de protestas. La mañana de ayer nuevos enfrentamientos entre manifestantes y policía centraron la atención mediática.

La marcha por los Campos Elíseos transcurrió con normalidad / AFP

En París, la capital de Francia, la movilización se concentró en dos acciones principales: una marcha y una concentración en los Campos Elíseos, punto fuerte de las movilizaciones de los anteriores fines de semana y también escenario de enfrentamientos entre Policía y manifestantes.

Los episodios de violencia nuevamente han protagonizado la cobertura mediática de las movilizaciones, con especial atención a las escenas de enfrentamientos en la pasarela Sédar-Senghor en las inmediaciones de la Asamblea Nacional.

La convocatoria de ayer fue particularmente tensa, dada que estaba precedida por la polémica detención de Eric Drouet, uno de los chalecos amarillos más mediáticos, bajo la acusación de haber convocado movilizaciones no declaradas a las autoridades. La detención de Drouet, aunque solo por varias horas, provocó la indignación de los chalecos amarillos y también de la oposición francesa. Ellos consideran el arresto de esta figura del movimiento de carácter “político” y prometieron “no rendirse” ante las autoridades galas.

El denominado Octavo Acto también estuvo marcado por el endurecimiento de la posición del presidente de la República, Emmanuel Macron, el cual ha denunciado públicamente lo que considera un intento de “insurrección”, reclamando la vuelta al orden y a la vez se prepara para debatir las reivindicaciones del movimiento a mediados de enero.

Durante las primeras horas de la tarde, varios miles de manifestantes marcharon pacíficamente por los Campos Elíseos. Miles más se reunieron en Burdeos en el suroeste, Rouen en el norte y Marsella en el sureste del país.

"Se hará justicia"

Como respuesta a la última jornada de protesta, el presidente francés, Emmanuel Macron, denunció a través de Twitter la violencia en que degeneraron muchas de las manifestaciones y afirmó que la justicia actuará con sus responsables.

"Una vez más, la violencia extrema vino a atacar a la República, a sus guardianes, a sus representantes, a sus símbolos. Quienes cometen estos actos olvidan el corazón de nuestro pacto cívico. Se hará justicia. Todos deben unirse para llevar a cabo el debate y el diálogo", escribia el presidente Macron en su Twitter.