La Tienda Republicana

Alemania sufre mayor ‘hackeo’ de datos políticos de su historia

Datos personales de miles de políticos alemanes ya están disponibles en Internet después de que el país sufrió un importante ciberataque o una gran filtración.

Las filtraciones comenzaron aproximadamente el 20 de diciembre / Bundestag

“Los primeros análisis dan a entender que los datos fueron recuperados a través de un uso fraudulento de las contraseñas de acceso en servicios de almacenaje en la nube informática, en cuentas de correos electrónicos y de las redes sociales”, dijo el viernes el ministro del Interior, Horst Seehofer.

El Gobierno de Alemania —presidido por la canciller Angela Merkel, cuyos datos también fueron filtrados— dejó claro que se tomaba “muy en serio” este caso aunque aseguró que ningún “dato sensible” gubernamental fue publicado en este “grave ataque”.

La portavoz del Gobierno alemán, Martina Fietz, confirmó lo ocurrido, detallando que esto afectó a élites del mundo político, incluyendo el Parlamento Europeo (PE), el Bundestag (la Cámara de diputados alemana), los parlamentos regionales y los representantes municipales.

Además, la ministra germana de Justicia, Katarina Barley, recalcó que al filtrar datos de unos mil políticos y personalidades, sus responsables buscan “sabotear la confianza en la democracia y las instituciones”. Aún no se ha identificado a los responsables de esta difusión, de una amplitud sin precedentes en el mundo político alemán.

¿Filtración o ciberataque?

El Gobierno de Berlín aún no sabe si a estos datos se accedieron como resultado de un ciberataque, como ocurrió varias veces en el pasado y que normalmente los atribuye a Rusia, o de una fuga interna. Pero, sí se sabe de dónde ocurrió la fuga de datos: una cuenta de la red Twitter, que empezó a filtrar las informaciones a partir del 20 de diciembre, pero el Gobierno no lo anunció hasta el viernes. Twitter bloqueó la cuenta.

Entre las informaciones difundidas, hay listas de personalidades con centenares de números de teléfonos móviles y direcciones postales, además de documentos internos de los partidos, como listas de sus afiliados. También, aparecen dos correos electrónicos de la canciller alemana y su número de fax.