La Tienda Republicana

En Siria giran las tornas

Ante el avance de las fuerzas sirias contra los grupos terroristas y la salida de EE.UU. del país, los rebeldes al Gobierno sirio podrían seguir el ejemplo de las milicias kurdas.

La decisión de Estados Unidos de retirarse de Siria bajo el argumento de haber derrotado al autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe) podría llevar a la formación de nuevas alianzas entre los grupos rebeldes con las fuerzas leales al presidente Bashar al Assad.

Este viernes el Ejército Árabe Sirio tomó la ciudad siria de Manjib, en el norte de Siria que se encontraba bajo el control del milicias kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG).

Desde el 30 de septiembre de 2015 Rusia ha mantenido una colaboración militar con el Gobierno sirio, acción que ha sido respaldada por milicias populares de Irán y que han llevado a la derrota del Daesh en Siria.

Alianza con fuerzas kurdas

Tras el anuncio de  Estados Unidos, el principal apoyo de las milicias kurdas en Siria, de retirar a sus casi dos mil  efectivos del país árabe, las YPG lanzaron  un 'llamamiento de socorro' a Damasco, dejando de esta manera en segundo plano las exigencias de autonomía para los kurdos a las que el Gobierno de Bashar al Assad se opone. 

El retiro de las fuerzas kurdas de Manjib podría dar lugar a una alianza con las fuerzas sirias para hacer frente a los grupos terroristas y grupos rebeldes aún presentes en el norte de Siria.

Ante el avance de las fuerzas sirias contra los grupos terroristas presentes en Siria y la salida de EE.UU., los grupos rebeldes al Gobierno sirio se podrían ver obligados a seguir el ejemplo de las milicias kurdas.

Territorio sirio

En la actualidad las fuerzas leales al presidente Bashar al Assad controlan más del 70 por ciento del territorio.

Las fuerzas terroristas vinculadas al grupo terrorista Al Qaeda mantienen el control en las regiones de Idlib (Norte) y sureste de Siria

Por su parte el Daesh se mantiene en la región de Deir Ezzor en el este de Siria.

Las milicias kurdas se encuentran dispersadas en las región del noreste de Siria, principalmente en la frontera con Turquía e Irak.

Amenaza de EE.UU.

Tras anunciar su salida de Siria, EE.UU. decidió establecer dos nuevas bases militares en el área desértica en Irak cerca de la frontera con el país árabe.

El miembro del ayuntamiento provincial de Anbar, Frahan al-Dulaimi,  informó que una de las bases se establecerá en el norte del distrito de Rummanah, cerca de la ciudad  al-Qaim, y la segunda en el este del distrito iraquí Al-Rutba.

El funcionario afirmó que ambas bases se establecerán a unos 100 kilómetros a la frontera siria, y que las tropas estadounidenses apoyarán a las fuerzas iraquíes para asegurar la seguridad fronteriza.

Las bases de EE.UU. estarán ubicadas en la ruta principal del triángulo Irak-Jordania-Siria.

Apoyo diplomático

Con más de dos tercios del territorio sirio bajo su control, el Gobierno de Bashar al Assad está empezando a romper el cerco internacional y aislamiento diplomático. 

Emiratos Árabes Unidos oficializó el jueves la reapertura de su embajada en Damasco. Otro país del Golfo, Bahréin, también ha anunciado una próxima reinstalación de su legación diplomática.

Siguiendo el ejemplo de los países árabes Jordania anunció la intención de aumentar la delegación diplomática en Siria.

Damasco ha contado con el apoyo diplomático y colaboración militar de Rusia, Turquía e Irán para buscar una solución pacífica y política al conflicto sirio.

Ante el avance de las fuerzas sirias contra los grupos terroristas presentes en Siria y la salida de EE.UU., los grupos rebeldes al Gobierno sirio se podrían ver obligados a seguir el ejemplo de las milicias kurdas.