The Guardian: 2019, año de debilitamiento de Arabia Saudí

“Si 2018 fue la época de Muhamad bin Salman (príncipe heredero saudí), probablemente el próximo año no sea nada así”, opina el diario británico The Guardian.

En un artículo publicado el jueves, el periodista Martin Chulov recuerda los problemas surgidos en 2018 para MBS —como se conoce a Muhamad bin Salman— que, en su opinión, le perseguirían en 2019 y provocarían más problemas para Arabia Saudí.

Los aliados de Riad soportaron las políticas de MBS como sus reformas sociales, agenda regional belicosa, agresión contra Yemen y el bloqueo contra Catar, pero el asesinato —ordenado por Bin Salman— del periodista disidente Jamal Khashoggi en consulado saudí en Estambul (Turquía) era demasiado para asimilar.

El impulso que recibió hasta ese momento el joven príncipe heredero saudí se desintegró en siete minutos —tiempo que tomó para matar a Khashoggi— y sus aliados se volvieron en su contra, revisando casi todos los aspectos de su agenda dentro y fuera del reino árabe.

A juicio de Chulov, ante presiones internacionales Muhamad bin Salman se verá obligado a cambiar su rumbo y reparar sus equivocaciones, proceso que ya empezó; como diálogos para poner fin a la catastrófica situación de Yemen y la tregua en la ciudad portuaria de Al-Hudayda.

Frente al debilitamiento de Al Saud —familia que rige Arabia Saudí—, subraya el artículo, se encuentra Irán, cuya posición en la región se está consolidando en 2019 tal como sucedió durante este año en los países vecinos, entre ellos Irak, Siria y El Líbano, pese a la reimposición de las sanciones antiraníes por Estados Unidos.

Según el rotativo británico, casi todos los acontecimientos que están desarrollándose en el Oriente Medio, como ser la retirada de las fuerzas estadounidenses de Siria, están a favor de las políticas de la República Islámica de Irán y esto continuaría en 2019.

zss/ktg/ftm/hnb