La Tienda Republicana

El gobierno estadounidense decreta su tercer cierre en un solo año ante la falta de acuerdo presupuestario

A partir de hoy, y hasta que no se logre un acuerdo en materia presupuestaria entre el ejecutivo de Trump y el poder legislativo de los Estados Unidos, todos los servicios considerados "no esenciales" de la administración federal quedarán materialmente desprovistos de fondos. Departamentos como el de Estado, Justicia, Seguridad Interna, Agricultura o Transporte se verán empujados a cesar su actividad mientras dure el cierre. Se trata de la primera vez desde 1977 en que un gobierno realiza tres cierres administrativos en solo un año.

Trump exige 5.700 millones de dólares de los presupuestos públicos para construir su muro con México / AFP

El gobierno de Estados Unidos ha decretado su tercer cierre de administración en lo que va de año, una detención de todos los servicios públicos que no considera "esenciales", ante la falta de acuerdo presupuestario con el poder legislativo del Senado y la Cámara de Representantes. El motivo de la disputa presupuestaria no ha sido otro que el infame proyecto de alzar un muro a lo largo de los más de 3000 kilómetros de frontera con México, que supondría un coste para las cuentas públicas estadounidenses de más de 33.000 millones de dólares.

El rechazo tajante de demócratas y muchos republicanos a invertir tal cantidad de recursos en semejante medida ha condicionado que a partir de este sábado los departamentos de Estado, Justicia, Seguridad Interna, Agricultura y Transporte, entre otros, queden totalmente desprovistos de fondos. Los funcionarios federales se verán obligados a unas nuevas vacaciones forzosas similares a las que tuvieron del 20 al 22 de enero, cuando Donald Trump logró la hazaña de vivir un rechazo general a sus políticas presupuestarias por parte de un legislativo controlado por su propio partido, y el del 9 de febrero, tras el veto de su también compañero de partido el senador Rand Paul.

Se trata de la primera ocasión desde 1977 en que el gobierno norteamericano se ve empujado a tres cierres administrativos en tan solo un año. En aquella ocasión, la administración del entonces presidente Jimmy Carter vió un bloqueo general en el legislativo a aprobar la concesión de crédito para sufragar abortos con dinero público a través del MedicAid. Desde entonces, la medida se ha llevado a cabo en 14 ocasiones, siendo la más sonada de las últimas décadas el cierre administrativo protagonizado por Obama en el año 2013 (en aquel momento se trataba del primero en 18 años) que fue presentado a la opinión pública como un inminente colapso del gobierno federal.

La tarde de hoy se prevé una nueva ronda de negociaciones con la Cámara de Representantes, controlada por lo demócratas, para desbloquear la situación. El ejecutivo presidido por Donald Trump exige la concesión de 5.700 millones de dólares para continuar con la fase de construcción de su muro.

Caída de las bolsas

El riesgo de cierre administrativo finalmente alcanzado hoy, junto a la guerra comercial con China y la inestabilidad en el precio del petróleo se han visto como las causas principales de la precipitación del mercado de valores de los Estados Unidos. Los principales indicadores de Wall Street han cerrado la semana con pérdidas acumuladas de varios puntos, en lo que se ha considerado como la peor caída bursátil desde 2008.

El promedio industrial Dow Jones se desplomó varias veces durante los últimos siete días, y tras una pérdida total de 1.655 puntos (6,8 %) registró su peor caída desde octubre de 2008. Por su parte, S&P 500 y el índice NASDAQ registraron caídas acumuladas del 7% y el 8,3% respectivamente. Con todo, la administración de Trump no parece preocupada y continúa firme en su empeño por desbloquear los miles de millones de dólares que considera fundamentales de cara a la construcción de su muro, en una dinámica de priorización de las cuestiones con criterios considerablemente absurdos que comienza a resultarnos familiar por la extensión de los planteamientos a nuestro entorno más cercano.