Valparaíso en pie de guerra: Las claves de la lucha que paraliza al puerto de Chile

"Si no hay Navidad para los trabajadores, no hay Año Nuevo para Valparaíso" aseguran los sindicatos. La lucha se agudiza: Este lunes, un vehículo arrolló a manifestantes.

Mientras el presidente de ChileSebastián Piñera, festejaba el primer aniversario de su elección como mandatario en el Palacio de Cerro Castillo, un lujoso lugar de descanso presidencial, con vista a las costas de Valparaíso y Viña del Mar, a pocas cuadras los trabajadores del famoso puerto chileno eran duramente reprimidos por Carabineros, la policía del Estado.

Ellos también estaban de aniversario: el domingo se cumplió un mes desde el inicio del paro portuario que tiene en pausa las aguas comerciales de Valparaíso, y que comenzó en noviembre en demanda de mejores condiciones laborales.

Este lunes, la policía chilena allanó violentamente el edificio del sindicato de trabajadores en el que se encuentran parte de los funcionarios en lucha, lanzando bombas lacrimógenas e ingresando a la fuerza. 

Asimismo, un automóvil sin patente se presentó en el lugar y arrolló de manera intencional a tres personas que participaban de las protestas afuera del inmueble, antes de darse a la fuga. El hecho dejó en estado de gravedad a una fotógrafa y a dos dirigentes comunitarios.

Al mismo tiempo, desde los cerros y calles del puerto chileno, miles de personas se sumaron a un cacerolazo general en apoyo a los trabajadores, quienes han denunciado amenazas y persecuciones por parte de la empresa y de anónimos para deponer el paro.

Debido a los incidentes de la noche del lunes, la Unión Portuaria de Chile, informó que trabajadores de otros puertos de nueve ciudades del país se sumaron a la paralización, generándose una movilización a nivel nacional.

¿Por qué protesta el Puerto?

Las movilizaciones son llevadas a cabo por los operarios eventuales, es decir, aquellos trabajadores que solo son convocados a laborar cuando hay exceso de trabajo en el puerto, lo que implica una serie de condiciones críticas: No tener estabilidad laboral ni contrato, lo que implica la ausencia de derechos, de beneficios y de protección al trabajador.

Por ello, el viernes 16 de noviembre, 600 operarios eventuales de las terminales portuarias Cerros de Valparaíso (TCVAL) y Pacífico Sur (TPS). Si bien los primeros lograron un acuerdo con su empresa, con los funcionarios del TPS no fue así, por lo que continúan movilizados. 

Las exigencias de los portuarios se basan en tres puntos: 

- Constituir una mesa de diálogo para discutir sus condiciones laborales.
- El pago de un bono.
- El compromiso de no perseguir ni llevar a cabo represalias por parte de la empresa a los trabajadores que participan de las movilizaciones.

Intermediarios

Días después, al no existir respuesta por parte de las empresas, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, perteneciente a la coalición izquierdista de Chile, Frente Amplio, dispuso la Municipalidad como punto neutro de diálogo entre ambas partes. Sin embargo, sólo hubo voluntad de los trabajadores para acudir a la mesa.

El Gobierno también intentó mediar y luego de dos semanas de iniciadas las movilizaciones, y tras una reunión con la ministra de Trabajo, Alejandra Krauss, los trabajadores de la concesionaria TCVAL aceptaron la propuesta de la compañía. Pero en TPS, aún persiste el conflicto entre la compañía y los funcionarios.

Esto, ha acarreado el recrudecimiento de las protestas ante la nula respuesta de las autoridades. El dirigente sindical Pablo Klimpel aseguró que recurrirán a instancias superiores al no llegar a un acuerdo con TPS.

La fuerza de los trabajadores desde el edificio del sindicato portuario | Foto: El Desconcierto

"Si no hay Navidad para los portuarios, no hay Año Nuevo"

Valparaíso es conocida mundialmente como una de las ciudades turísticas más atractivas. Además de su potencial económico como el segundo puerto principal del país por el que entran y salen productos, el turismo es su principal ingreso.

Por el paro se han debido desviar buques de carga y dos cruceros internacionales. Asimismo, el Año Nuevo en Valparaíso es un evento de fama mundial, en el que se reciben visitas de todos los países para participar del espectáculo de fuegos artificiales más grande de América Latina, que llena de luces las costas de todas sus playas. 

Sin embargo, los portuarios fueron claros: Si no hay Navidad para ellos, no habrá Año Nuevo para Valparaíso. "Hay 420 trabajadores portuarios que no saben cómo van a pasar la Navidad", aseguraron desde el sindicato. "Estamos radicalizados", afirman.

Adhiriendo al movimiento, el alcalde Jorge Sharp hizo un llamado a Sebastián Piñera: "Quiero solicitar al Presidente Piñera que intervenga directamente en este conflicto, el Gobierno de Chile tiene las facultades a partir del contrato de concesión que hoy sostiene con la empresa TPS para poder obligar a ese concesionario a llegar a acuerdo, a sentarse a la mesa y poder resolver este problema ahora. Valparaíso no puede seguir esperando".

Por su parte, la empresa TPS ha señalado que reintegrará a los trabajadores que adhieren al paro, pero que no hayan estado vinculados a las protestas, dándoles como incentivo un préstamo de 350 mil pesos chilenos (500 dólares) y un bono de 200 mil pesos (290 dólares). La propuesta significó un acto de humillación para los trabajadores.

El paro ha ganado apoyo popular, de organizaciones políticas, de movimientos sociales y también de otros sindicatos. "La Unión Portuaria de Chile informa paralización inmediata en apoyo a los compañeros de Valparaíso, fuertemente reprimidos por Carabineros. Puertos paralizados hasta ahora Iquique, Antofagasta, Caldera, Huasco, Chañaral, Sn Vicente, Talcahuano, Pto Montt y Pta Arenas", reportaron en su cuenta de Twitter.

Ante el escenario actual y lo que puede venir, el alcalde Sharp hizo un nuevo emplazamiento al Gobierno, pidiéndole que su estrategia de negociación debe ser con la empresa y no con los trabajadores. Asimismo, llamó a las autoridades y a Carabineros de Chile a que "no contribuyan con su actuar a generar una escalada de violencia". "El diálogo en el puerto es el único camino", expresó el edil.