La Tienda Republicana

Protestas y condenas a las autoridades estadounidenses por la muerte de Jakelin Caal Maquin

La familia de la niña fallecida en custodia estadounidense, rechaza la versión de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. y pide una investigación veraz del caso.

Una manifestante contra la muerte de Jakelin bajo custodia de los Estados Unidos / AP

Los familiares de la niña migrante guatemalteca, Jakelin Caal Maquin, fallecida en custodia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (EE.UU.), exigieron este domingo una investigación transparente del caso.

En representación de la familia, los abogados del caso afirmaron que sus parientes buscan una investigación objetiva y minuciosa, al tiempo que piden que el hecho se examine "en el marco de los estándares reconocidos a nivel nacional para la detención y la custodia de los niños".

Jakelin de 7 años de edad, fue detenida junto a su padre el pasado 6 de diciembre en la localidad de Lordsburg, en Nuevo México, al sur del país.

Los padres de Jakelin Caal no creen en la versión de su muerte ofrecida por EE.UU. | Foto: Archivo familiar

Al momento de la detención, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP) le hizo firmar al padre un documento en inglés, idioma que él no domina, hecho que es catalogado por los juristas como inadmisible.

Horas después de ser separado de su hija, se le informó que la niña sufrió una serie de convulsiones y que, pese a los esfuerzos realizados por el personal del centro de detención, falleció en menos de 24 horas de haber sido ingresada.

La Patrulla Fronteriza señala que la niña "no había comido ni consumido agua durante días", hecho que es rebatido por los abogados, los que alegan que la menor "no había sufrido malnutrición ni carecido de agua antes de cruzar la frontera, ya que su padre había cuidado de ella".

Especialistas de EE.UU. diagnosticaron, tras la autopsia, que la niña presentaba una "inflamación cerebral e insuficiencia hepática antes de morir".

"Trump es  responsable de la muerte de Jakelin Caal"

Manifestantes estadounidenses y mexicanos se reunieron en Texas para protestar por la muerte de Jakelin, acusando que la niña había muerto debido a las "políticas de cero tolerancia de (Donald) Trump".

La portavoz de la organización Red Fronteriza por los Derechos Humanos, Gabriela Castañeda, señaló que el presidente de EE.UU. "es el único responsable de esta muerte, tiene sangre en sus manos”.

Por su parte, la vocero de la Red Migrante del Sur, Taurino Castrejón, aseguró que "las autoridades de EE.UU. tienen responsabilidad en la tragedia de la niña guatemalteca. La muerte de una persona en territorio estadounidense, bajo custodia de sus autoridades, con o sin documentos migratorios, es una reclamación legítima por una violación flagrante a los derechos humanos, directa o indirecta, resultado de la política del presidente Donald Trump contra la migración". 

Asimismo, organizaciones de derechos humanos exigen saber qué pasó con la pequeña Jakelin durante las horas en la que permaneció arrestada bajo custodia de funcionarios estadounidenses y del por qué las autoridades de ese país no informaron de su muerte sino hasta varias horas después.