La Tienda Republicana

Colombia. 77 defensores de DDHH han sido asesinados en el primer semestre de 2018

El Programa Somos Defensores manifestó en su más reciente informe “Más allá de las cifras (segunda parte)” que entre enero y junio de 2018 el Sistema de Información de Agresiones contra defensores de Derechos Humanos en Colombia (SIADDHH) registró 397 agresiones individuales contra los líderes, de las cuales, 77 corresponden a asesinatos.

Con el Informe, el Programa busca que se vaya “más allá de las frías estadísticas de asesinato de líderes” y se adentre en el análisis humano, así como político de las violencias que sufren los defensores de derechos humanos en el país. El documento contiene la información detallada sobre el perfil de los líderes asesinados, y detalla que la mayoría de ellos eran “personas de escasos recursos, en zonas de alta vulnerabilidad, y que tras su asesinato, una familia fue desintegrada y un proceso social fue silenciado”.

Según datos del SIADHH, los procesos que más se han visto afectados son las Juntas de Acción Comunal, resguardos y comunidades indígenas, así como líderes que trabajan en la sustitución de cultivos de uso ilícito. Por otra parte, el informe destaca que el asesinato de líderes aumentó en un 34% en relación con el mismo periodo durante el año anterior, mientras el número de agresiones se incrementó un 16%.

Informe: “Más allá de las Cifras, Segunda Parte”

Somos Defensores destaca que 12 de los 77 defensores y defensoras asesinados, habían denunciado amenazas en su contra, y que en 70 de estos casos, los homicidios se perpetraron en la modalidad de sicariato. Sin embargo, en el documento no se muestran cifras de avance en las investigaciones porque este dato aún no han sido reveladas por la Fiscalía General de la Nación.

La Organización también manifiesta su preocupación sobre las Águilas Negras, que son responsables “de aproximadamente el 60% de las amenazas contra líderes sociales desde 2006 a la fecha”, pero no se ha identificado la existencia siquiera de ese grupo armado. Igualmente, informó que en el 47% de los casos, los autores de los hechos son presuntamente paramilitares, mientras un 38% de los actores son desconocidos.

Un dato que resulta clave es que en 17 de los 77 casos, los hechos de violencia también afectaron a terceras personas, es decir, que se vieron involucrados familiares o personas cercanas al líder. Del total de homicidios, un 74% fueron hombres, mientras el restante 26% eran mujeres.

De igual forma, la investigación evidencia que los departamentos con mayor número de atentados contra líderes sociales son Cauca (13 casos), Antioquia (12 casos) y Norte de Santander (10 casos); seguidos de Valle (6 casos) y Córdoba (5 casos).

“MÁS QUE UNA CIFRA”

Con el Informe, Somos Defensores espera que los programas, decretos y compromisos firmados, como el ‘Pacto por la Vida’, se cumplan, y se afronte el peligro con el que muchos defensores tienen que vivir a diario por el ejercicio de su labor. De igual manera, el Programa espera que se recuerde a las 77 vidas, familias y procesos sociales que se vieron afectadas durante los primeros 6 meses del año.