La Tienda Republicana

ELN califica de ‘inaceptables’ la condiciones presentadas por Iván Duque para dialogar

Los diálogos de paz entre la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional y el gobierno de Colombia se encuentran suspendidas desde el 7 de agosto, cuando el cambio de ejecutivo interrumpió un trabajo de 17 meses de negociaciones en La Habana. Las nuevas condiciones establecidas por el gobierno de Iván Duque para reactivar los encuentros han sido catalogadas como “inaceptables” por parte del grupo armado.

Entrega de tres soldados retenidos por el ELN el pasado miércoles / @FGO_ELN

La guerrilla ELN acusó al presidente de Colombia, Iván Duque, de acabar con el proceso de paz al desconocer acuerdo y plantear “condiciones inaceptables”.

El presidente Duque, quien asumió el poder hace un mes, aseguró el sábado que el plan de paz que se desarrollaba en Cuba solo será retomado por el nuevo gobierno si la guerrilla hace “un gesto contundente”. “Tenemos voluntad pero el camino debe ser creíble, deben terminar las actividades criminales y esto debe empezar con la liberación de todos los secuestrados”, señaló el presidente colombiano Iván Duque desde un acto en Antioquia.

Ahora la fuerza insurgente rechaza frontalmente las condiciones establecidas por el gobierno. “Al desconocer los acuerdos hechos con el Estado y colocar unilateralmente, condiciones inaceptables, este gobierno está cerrando esta mesa, acabando el proceso de diálogos y los esfuerzos hechos desde hace varios años por el ELN (Ejército de Liberación Nacional), la sociedad, el anterior gobierno y la comunidad internacional”, ha señalado la organización en un comunicado este lunes.

La delegación del ELN instalada en La Habana, la capital cubana, ha subrayado que en torno a una mesa de diálogo hace falta que ambas partes se sientan y conversen y de común acuerdo hagan los ajustes que requieran sus reclamaciones.

En la nota, la guerrilla ha instado al nuevo Ejecutivo instalado en la Casa de Nariño, sede presidencial, que reinicie el diálogo “sin más dilaciones”.

En su comunicado, el ELN ha advertido que al entregar a las Fuerzas Armadas de Colombia el manejo de las liberaciones solicitadas y que estas fuerzas militares negaran establecer un acuerdo para los protocolos de liberación, estos pusieron en riesgo la vida de los detenidos.

Con una fuerza de unos 1500 combatientes y una extensa red de apoyo en toda Colombia, el ELN ofreció liberar por su propia cuenta y pese a la falta de acuerdos a nueve policías, militares y civiles que capturó en agosto, al término de los diálogos que mantuvo durante año y medio con el anterior presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

El miércoles, el ELN devolvió a tres militares, que según el alto mando castrense habían sido interceptados de civil y desarmados en Arauca, cerca de la frontera con Venezuela.