La Tienda Republicana

El éxito de la diplomacia china en Latinoamérica inquieta a EEUU

EEUU llama a consultas a los embajadores de República Dominicana, El Salvador y Panamá que han anunciado su ruptura con la República de China (Taiwán) para reconocer a la República Popular de China. Desde el pasado año, numerosos paíse latinoamericanos están normalizando sus relaciones con Pekín, situando en una posición delicada internacionalmente al gobierno de la isla.

Carlos Castañeda, ministro de exteriores salvadoreño junto a Wang Yi, su homólogo chino, el pasado 21 de agosto / EFE

Estados Unidos ha llamado a consultas a los embajadores en República Dominicana, El Salvador y Panamá por sus respectivas decisiones de romper relaciones diplomáticas con Taiwán y reconocer a la República Popular China. “El Departamento de Estado ha llamado a consultas a la embajadora ante la República Dominicana, Robin Bernstein, a la embajadora ante El Salvador, Jean Manes, y a la encargada de negocios en Panamá, Roxanne Cabral, en relación a las recientes decisiones (de esos países) de no reconocer a Taiwán”, señaló Heather Nauert, la portavoz del Departamento de Estado, mediante un comunicado.

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, anunció el 21 de agosto, la ruptura con Taiwán y el establecimiento de relaciones con China a fin de sumarse a la política de “una sola China” en pocos meses. Dicho mandatario explicó que su país se une a otros países que han aprobado la Resolución 2758 de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), que reconoce la existencia de una sola China.  “Esta decisión afectará al diálogo político, la coordinación en asuntos internacionales y la cooperación en beneficio mutuo”, agregó el mandatario salvadoreño.

Por otra parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, adujo que esta decisión de El Salvador se debía a motivos financieros. El ministro taiwanés manifestó en una rueda de prensa que su gobierno negó el año pasado la solicitud de El Salvador de un masivo apoyo financiero para desarrollo portuario, evaluándolo como un “proyecto inadecuado”.

Tres días después Washington avisó que revisaría su relación con El Salvador, al calificar de “opaca” su decisión de ruptura con Taiwán para estrechar lazos con China. “Estados Unidos está fuertemente preocupado por la reacción de El Salvador a una obvia intromisión de China en la política interna de las naciones del hemisferio occidental, (…) es una decisión que afecta no solo a El Salvador, sino también la salud y la seguridad económicas de toda la región de las Américas”, declaró la Casa Blanca.

Unos 178 países representados en la ONU siguen la política de "una sola China" adoptada por Pekín y niegan la aspiración de Taiwán de ser reconocido como un país independiente. Al igual que la mayoría de los países, EE.UU. no tiene relaciones diplomáticas con Taiwán, pero es el mayor proveedor de armas de la isla y su principal respaldo internacional.

Problemas para Taiwan en Latinoamérica

A pesar de que la República Popular de China goza del reconocimiento internacional de la mayor parte de los países del mundo desde la resolución 2758 de Naciones Unidas en 1971, Taiwan ha gozado de una posición relativamente cómoda en Latinoamérica durante las últimas década. Motivados por el doble juego diplomático de los Estados Unidos y su influencia en la región, la mayoría de los países que aún reconocen a Taipei como el legítimo gobierno de China se encuentran en el continente americano.

Sin embargo, la política diplomática de Pekín y sus ofertas de apoyo financiero están dando resultados en la región. La República Dominicana rompió el pasado 1 de mayo, sus lazos con Taiwán  y estableció nexos diplomáticos oficiales con China, mientras Panamá hizo lo propio en junio de 2017. Los proyectos de un canal interoceánico en Nicaragua, así como las ofertas de acuerdos comerciales y financieros a Guatemala y Paraguay hacen presagiar que en breve el escaso número de países que reconocen a las autoridades de Taipei en el continente se reducirá aún más.