La Tienda Republicana

Martin Schulz visita a Lula en la cárcel en Brasil

31/08/2018

El socialdemócrata alemán Martin Schulz, expresidente del Parlamento Europeo, visitó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) en la celda donde está preso desde abril en Curitiba (sur).

El socialdemócrata Martin Schulz a la salida del centro penitenciario donde permanece retenido Lula / DPA

Martin Schulz, líder de los socialdemócratas alemanes y expresidente del Parlamento Europeo, ha visitado a Lula Inacio de Silva en la prisión de Curitiba donde se encuentra retenido desde abril para mostrar su apoyo a las garantías democráticas en Brasil y al ex presidente.

"Me impresionó encontrarme a este hombre valiente, combativo, optimista, ver cómo está resistiendo en unas condiciones muy desfavorables", aseguró después de verse con el líder izquierdista, según la retransmisión del Partido de los Trabajadores (PT).

El también expresidente del Partido Social Demócrata alemán no quiso valorar la actividad de los jueces y fiscales que actuaron en el proceso que condenó a Lula, pero dijo confiar en la inocencia del expresidente brasileño y no dudó en mostrar su apoyo al exmandatario y otra vez candidato a la presidencia de Brasil por el Partido de los Trabajadores.

"Ningún poder en el mundo puede evitar que le diga a un hombre que conozco desde hace muchos años, y en el que confío: 'yo te creo'. Eso es lo que le dije", manifestó el socialdemócrata a la prensa tras salir del penal.

Junto al compañero de fórmula electoral de Lula, Fernando Haddad, Schulz opinó que Brasil debería seguir las indicaciones del Comité de Derechos Humanos de la ONU y permitir que Lula participe en los comicios del 7 de octubre. Así mismo, se negó a hacer comentarios acerca de cuál debería ser la actitud del PT en el caso de que los tribunales brasileños impidan a Lula presentarse a las presidenciales.

Lula continúa siendo el candidato favorito de los brasileños en todas las encuestas de cara a las próximas elecciones. Un sondeo de Datafolha le atribuyó la semana pasada un 39% de intenciones de voto, frente a 19% para el ultraderechista Jair Bolsonaro, su más inmediato seguidor. Y en una segunda vuelta, derrotaría a cualquiera de sus eventuales adversario.

Sin embargo, existe la amenaza real de que la Justicia Electoral anule su candidatura, amparándose en la condena en primera instancia que pesa sobre el ex mandatario de 12 años de prisión por un supuesto delito de corrupción pasiva.