La Tienda Republicana

Las autoridades investigan a un diputado y agente de policía por filtración en los sucesos de Chemnitz

El diputado regional habría publicado ilegalmente la orden de detención en relación con el caso del apuñalamiento en la ciudad de Chemnitz, que habría fomentado la reacción violenta de los ultras.

Concentración de extrema derecha junto a la estatua de Karl Marx en Chemnitz / O. Andersen / AFP

Las autoridades alemanas están investigando los indicios de filtración y manipulación de datos en los sucesos de Chemnitz. Según la fiscalía de Bremen, el diputado regional Jan Timke habría divulgado en la red social de Facebook la orden de detención antes siquiera de que la policía de la ciudad pudiese actuar en relación con el caso, transmitiendo la idea de que un ciudadano alemán había sido asesinado por dos refugiados.

Según los indicios, la filtración de Timke fue el principal aliciente para la ola de violencia y protestas de la extrema derecha desató en la ciudad sajona.

Timke, un político de 47 años y agente de policía, fundó en 2004 la asociación de extrema derecha "Ciudadanos Indignados" (Büger in Wut). Desde 2008 ocupa un escaño en el parlamento de Bremen.

Un delito que puede ser castigado con un año de cárcel

Aún no está claro quién subió la orden de arresto a Facebook, que contiene datos sensibles como el nombre de testigos y del juez encargado. Esto constituye un delito en Alemania y puede ser castigado con hasta un año de prisión. Entretanto, Timke habría borrado el documento de su muro.

La fiscalía también informó este jueves de que la vivienda del diputado regional fue registrada ayer miércoles.

Berlín envía refuerzos a Chemnitz

Asimismo, este jueves el Gobierno de Angela Merkel comunicó que enviará refuerzos policiales desde Berlín así como antidisturbios procedentes de otras cinco regiones de Alemania para velar por la seguridad en una nueva manifestación convocada por la ultraderecha hoy en la ciudad de Chemnitz.

La decisión llega después de que en los últimos días se sucediesen las críticas a la actuación policial llevada a cabo por las autoridades sajonas, que subestimaron el poder de convocatoria de los extremistas de derecha en protestas secundadas el domingo y el lunes y que a la postre dejaron a su paso una veintena de heridos.

Este jueves se perfila como una jornada de gran tensión en Chemnitz, la ciudad en la que desde el fin se semana extremistas de derecha han tomado las calles para azuzar los ánimos en contra de ciudadanos extranjeros.