OTAN llama a Rusia y EEUU a la contención en el Mediterráneo

La OTAN pidió a todas las fuerzas presentes en el mar Mediterráneo que actúen con mesura luego de que Rusia enviara sus buques de guerra a la región.

Buque ruso Almirante Kuznetsov, una de las embarcaciones de guerra desplegadas por Rusia en el Mediterráneo / TASS

“Rusia envió fuerzas marítimas considerables al Mediterráneo oriental, es importante que todas las partes en la región muestren contención”, escribió la portavoz de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Oana Lungescu, en un mensaje publicado el martes, en su cuenta de Twitter.

Su solicitud llega después de que varios medios rusos difundieran la información de que Rusia empezó a desplegar en el Mediterráneo oriental, frente a la costa siria, el grupo de buques de guerra más potente en todo el periodo de su participación en dar apoyo a la lucha contra el terrorismo en Siria.

Este despliegue naval ruso en el mar Mediterráneo busca prevenir un eventual ataque de Estados Unidos y la Alianza Atlántica contra las posiciones de las tropas gubernamentales sirias, explicó el excomandante de la Flota rusa del mar Báltico (2001-2006), almirante Vladímir Valúev, en unas declaraciones suyas a la agencia rusa de noticias Sputnik.

Según un reciente relato de una fuente cercana al Ministerio ruso de Defensa al periódico local Izvestia, la Armada rusa ha desplegado un total de 13 buques de superficie y dos submarinos a la región para que patrullen la línea costera de Siria, a donde se espera la llegada de varios buques más de guerra.

En los últimos días, tal y como la referida Cartera rusa denunció el lunes, EE.UU., junto al Reino Unido y Francia, está alistando una agresión contra Siria en respuesta a un falso ataque químico que tratan de montar los terroristas en Idlib (noroeste), el último bastión de los grupos extremistas en el país árabe.

Desde el estallido de la crisis siria, Rusia mantiene la presencia constante de varios navíos de guerra en el este del Mediterráneo muy cerca a la base de Tartus, que el Gobierno de Damasco transfirió a las fuerzas rusas desplegadas en este país árabe para prestar su apoyo en la lucha antiterrorista.