Escalada en Siria: Rusia aumenta a 13 los navíos de guerra desplegados en el Mediterráneo

28/08/2018

La flota militar rusa ha continuado su despliegue desde el Mar Negro, en un pulso con el despliegue estadounidense en la zona. El Ministerio de Defensa ruso sostiene que EEUU y sus aliados preparan una intervención tras una operación de falsa bandera de los islamistas.

El Destructor Nastoychivyy en el Mar Negro / TASS

Según el periódico israelí Haaretz hasta un total de 13 navíos rusos han cruzado el estrecho de Bósforo en las últimas horas rumbo a la base naval de Tartus, en el oeste de Siria en su despliegue naval en el Mediterráneo.

Según el medio israelí, Rusia ha enviado esa flotilla a Siria después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazara con lanzar nuevos ataques contra objetivos del Ejército sirio, en momentos en que este se prepara para iniciar una operación para liberar los últimos bastiones de los islamistas en el noroeste del país.

La semana pasada, el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, aseguró al secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolái Pátrushev, que Washington “responderá con una acción militar más fuerte” que las anteriores, si Damasco utiliza armas químicas.

A este respecto, el Ministerio ruso de Defensa ha denunciado en los últimos días que EEUU, junto con el Reino Unido y Francia, está alistando una agresión contra Siria en respuesta a un falso ataque químico que tratan de montar los terroristas en Idlib, el último bastión de los grupos extremistas en el país árabe. 

En concreto, la Cartera rusa advierte de que los terroristas del Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham) han recibido en Idlib contenedores con cloro para realizar un falso ataque químico y acusar a Damasco de haberlo cometido.

“El pasado 25 de agosto, el destructor estadounidense Ross, con 28 misiles Tomahawk a bordo, entró en aguas del mar Mediterráneo. El alcance de estos misiles permite lanzar ataques en todo el territorio de Siria”, reportó el lunes el Ministerio de Defensa de Rusia.

La última intervención militar de las potencias occidentales en Siria se produjo en abril pasado, cuando EEUU, el Reino Unido y Francia bombardearon con misiles Siria, bajo el pretexto de un presunto ataque químico en la ciudad de Duma, situada en la región de Guta Oriental, sin dar tiempo a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) iniciar sus investigaciones sobre el incidente.

El Pentágono niega un aumento de su presencia

El Departamento de Defensa de EE.UU., por su parte, ha negado que Washington esté aumentando el número de sus destructores en Oriente Medio para atacar a las fuerzas gubernamentales sirias.

En declaraciones a la agencia TASS, Eric Pahon, portavoz del Pentágono, ha negado que EEUU esté aumentando el número de sus destructores portadores de misiles en la región de Oriente Medio para atacar a las fuerzas gubernamentales sirias.

"Como saben, no informamos sobre nuestras acciones militares futuras ni sobre cómo será nuestra reacción a los ataques químicos de [el presidente sirio Bashar] Asad", ha añadido el representante del Departamento de Defensa de EE.UU.