La Tienda Republicana

El fascismo toma la ciudad alemana de Chemnitz

La ciudad de Sajonia, antigua Karl-Marx-Stadt durante la RDA, ha vivido dos días de disturbios provocados por fuerzas ultraderechistas, que han convocado una auténtica razzia contra la población inmigrante utilizando como excusa el asesinato de un hombre de 35 años durante una altercado en una fiesta.

Ultras alemanes en una de las concentraciones de ayer en Chemnitz / Matthias Rietschel / Reuters

La ciudad alemana de Chemnitz, en el Lander de Sajonia, vive momentos oscuros. La otrora Karl-Marx-Stadt ha sufrido por dos días consecutivos una auténtica razzia de hooligans y ultraderechistas que, alentados por la propaganda en torno al asesinato de un hombre de 35 años.

Todo comenzó el pasado sábado en las inmediaciones del Chemnitz City Festival. Según reportaron las autoridades, una pelea de bar concluyó con el apuñalamiento de un hombre de 35 años por dos agresores sin identificar, falleciendo poco después en el hospital. El suceso sirvió de excusa para las fuerzas ultraderechistas y numerosos seguidores ultras de fútbol para iniciar una batida de caza contra los inmigrantes que obligó a clausurar las actividades del Festival.

La paranoia y la instrumentalización por parte del partido ultraderechista Alternatibe fur Deutschland comenzó desde el primer minuto. El joven parlamentario de extrema derecha Markus Frohnmaier llegó a utilizar su propia cuenta de Twitter, ahora suspendida, para llamar a los ultras a desatar una oleada de disturbios.

“Cuando el estado ya no puede defender a la ciudadanía, las personas salen a la calle y se protegen. ¡Así de simple! ¡Hoy es un deber cívico detener las brigadas de la muerte de la “Migración del cuchillo! ¡Podría haber sido tu padre, tu hijo o tu hermano!”, eran las delirantes palabras del parlamentario del Bundestag en la red social.

El acicate fue suficiente para que la rumorología se extendiese y 800 ultras marchasen por las calles de Chemnitz. La disposición del festival musical provocó que la ciudad contase con hooligans desplazado de diversas partes de Alemania, siendo su número aún mayor de lo habitual.

Sajonia es un Lander que ha vivido el crecimiento de estas fuerzas de extrema derecha en los últimos años. No solo la parlamentaria AfD, que obtuvo un alarmante 22% de los votos en las últimas elecciones. El Lander fue el lugar que vio nacer al fenómeno PEGIDA, unas manifestaciones espontáneas de carácter profundamente xenófobo y cuasi mesiánico encabezadas por un ex convicto con un interminable historial de delitos violentos, agresiones y tráfico de drogas en Sudáfrica y Alemania.

Un migrante cubano

El nivel de absurdo y de intoxicación de la campaña puesta en marcha desde poco después de conocerse algunos datos fragmentados del suceso, queda representado a la perfección por el origen latino de la víctima del suceso. Según transmitieron las autoridades poco después, pero cuando los hooligans ya habían comenzado su marcha criminal por las instalaciones del Festival, era un carpintero de origen cubano, que paradójicamente probablemente habría sido víctima de la propia “caza al migrante” que los neonazis pusieron en marcha.

Durante la marcha violenta del domingo, numerosos ciudadanos de origen afgano, turco, búlgaro y rumano fueron agredidos, causando heridas de diversa consideración.

Las fuerzas de izquierda han apuntado directamente a la campaña de intoxicación y la clara voluntad de la ultraderechista AfD para instrumentalizar, apelando a los más bajos instintos de la población mediante medias verdades o directamente mentiras sobre los acontecimientos, una práctica a la que lamentablemente comenzamos a acostumbrarnos, dada su implantación en panfletos y pseudomedios de comunicación que plagian esa estrategia de propaganda en todos los países de Europa.

En esa línea se ha manifestado la abogada de Die Linke Martina Renner que no ha dudado en acusar de manera directa y encarar a los líderes de AfD por alentar los disturbios y distribuir la paranoia para instrumentalizarlos políticamente.

Respuesta ciudadana y del estado

A pesar de la vistosidad de las movilizaciones de extrema derecha, numerosos colectivos y organizaciones de izquierda también se han movilizado para rechazar las marchas violentas y los disturbios ocasionados por los ultras. Ayer, miles de activistas se dieron cita junto a la estatua de Karl Marx en el centro de la ciudad para mostrar su rechazo al discurso de odio.

También el gobierno alemán ha manifestado su preocupación ante una situación que amenaza con escapar a su control. “No vamos a tolerar estas llamadas a la caza de la persona por el mero hecho de tener un aspecto diferente o diferente origen, ni las llamadas a difundir el odio en las calles”, ha manifestado Steffen Seibert, el portavoz del gobierno de Angela Merkel. “Estos acontecimientos no tienen cabida en nuestras ciudades y nosotros, como gobierno alemán, los condenamos en los más fuertes términos”, añadía.

Las autoridades gubernamentales también han transmitido una denuncia hacia la información falsa y la intoxicación “que circula por las redes sociales”, en palabras del ministro del interior del gobierno de Sajonia, Roland Woeller.