El Ministerio de Defensa ruso denuncia un supuesto complot para simular un nuevo ataque químico en Siria

El Ministerio de defensa ruso ha llegado a indicar las coordenadas del lugar y el día dónde supuestamente se realizará el ataque químico.

El portavoz del ministerio de defensa Igor Konashenkov / Sergei Bobylev / TASS

La tensión continúa aumentando nuevamente en Siria en una sucesión de acontecimientos que parece repetir al milímetro el guion del pasado abril cuando, tras un supuesto ataque con armas químicas contra la población siria por parte del gobierno de Damasco provocó una respuesta armada por parte de los Estados Unidos.

Mientras la flota norteamericana se traslada a las costas de Siria, el Ministerio de Defensa ruso ha dado orden de despliegue a varias fragatas desde el puerto de Sebastopol, como advertencia de respuesta por parte de Moscú a cualquier acción bélica emprendida por los países de la OTAN. Según las autoridades rusas, el plan de acción de las potencias occidentales pasa por simular un nuevo ataque químico contra la población siria para así justificar una acción militar para la cual casualmente ya cuenta con el despliegue necesario en zona.

El portavoz del defensa ruso, Igor Konashenkov ha llegado a indicar los datos concretos del supuesto ataque químico, que tendría lugar en la provincia de Hama, controlada aún por milicias del entorno de Al Nusra, en las próximas 48 horas. Concretamente en la localidad Kafr Zita, que ya vivió un ataque con armas químicas en el año 2014 que provocó un cruce de acusaciones entre los islamistas y sus patrocinadores occidentales, y el gobierno de Damasco y sus aliados rusos e iraníes.

Según Konashenkov, tras el ataque de falsa bandera, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia jugarían el papel de potencias occidentales ofendidas, obligadas a intervenir militarmente para castigar al régimen de Damasco. El portavoz del ministerio asegura que fuentes de inteligencia rusa han revelado la presencia de asesores militares angloparlantes en el sur de Hama que estarían colaborando en “la escenificación de un ataque con armas químicas mediante el uso de proyectiles cargado de cloro”. Así mismo, sostiene que se está desplazando a grupos de personas desde el norte de la región para participar en el simulacro del ataque, siguiendo el modus operandi de los Cascos Blancos.

No es la primera vez que Konashenkov advierte de la proximidad de una nueva provocación de falsa bandera mediante un ataque químico. El sábado, el portavoz del Ministerio de Defensa apuntó a Hayat Tahrir Al-Sham (HTS), una nueva alianza de decenas de grupúsculos y facciones de las milicias islamistas lideradas por Al Nusra (ahora autodenominada Frente Fath Al-Sham), como los ejecutores en la zona del falso ataque.

Todo esto tiene lugar mientras el régimen de Damasco prepara un gran asalto a los últimos reductos controlados por milicias islamistas en el noroeste del país, en las regiones de Idlib y reductos al norte de Hama y Oeste de Aleppo.

Situación de guerra hoy al norte de Siria / LiveUAMap