La Tienda Republicana

Colombia. ¿Por qué renuncian los líderes sociales y qué hacer para evitarlo?

Tras conocerse la renuncia de 3 integrantes de la Mesa de Víctimas de Malambo, Atlántico, y el cese de actividades de 110 líderes sociales en Antioquia a lo largo del año por las constantes amenazas contra su vida, el abogado y miembro de la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos (COEUROPA), Alberto Yepes, afirmó que lo peor que le puede pasar a una sociedad es perder esas voces.

Ante las múltiples amenazas que llegan por diversos medios y provenientes de diferentes actores, existe un escenario de riesgo inminente para los líderes sociales, hecho que es preocupante y debería llamar la atención del nuevo Gobierno, pero según Yepes, no se está afrontando con las medidas necesarias para proteger a los defensores de Derechos Humanos y en consecuencia a la democracia.

El abogado señaló que si el Gobierno no toma acciones eficaces de protección a quienes defienden los Derechos Humanos, la implementación del proceso de paz estaría en riesgo; y adicionalmente, provocaría la ausencia de voces que denuncien la arbitrariedad, la injusticia, la impunidad y apoyen las comunidades en su demanda de satisfacción de necesidades.

LA RENUNCIA DE LÍDERES SOCIALES DEMUESTRA QUE HAY UNA SOCIEDAD QUE NO HA RESPONDIDO DE FORMA CONCRETA A SU GENOCIDIO

Para el integrante de la COEUROPA, la ausencia de los liderazgos en las comunidades, “sería el reino en el que quienes cometen todo tipo de atrocidades se sentirían a gusto”, y al tiempo, se convertiría en una sociedad autoritaria.

Aunque Yepes resalta que desde las organizaciones sociales “se han hecho llamados permanentemente con el fin de tomar medidas de protección”, y la Mesa Nacional de Garantías ha sido un espacio importante para tratar estos temas, todas las instituciones estatales deberían actuar garantizando la vida digna de los líderes.

Adicionalmente, para el abogado las renuncias de los líderes sociales a sus procesos son una muestra de que “tenemos una sociedad enferma, que no ha respondido de forma concreta ante el asesinato de defensores de derechos humanos, que según la Defensoría del Pueblo, desde enero de 2016 hasta hoy completa 342 líderes asesinados“, lo que constituye un verdadero genocidio.

NO NOS PODEMOS DEJAR DERROTAR POR LA DESESPERANZA

Para Yepes, es fundamental formular medidas que desmantelen las estructuras que atentan contra los líderes sociales, y la ciudadanía debe continuar reclamando las condiciones para que los liderazgos sean protegidos. Adicionalmente, el abogado cree que es necesario respaldar sus procesos y luchas, porque finalmente, la defensa de los derechos humanos es una “suma de voluntades”.

El integrante de COEUROPA concluyó que “el contexto demanda una movilización social para apoyar los procesos sociales. No nos podemos dejar derrotar por la desesperanza”.

Temas: