La Tienda Republicana

Chile. Presentan querella por encubrimiento de abusos sexuales contra líderes fascistas de la jerarquía católica, Ezzati y Errázuriz

La acción judicial fue interpuesta por la Fundación para la Confianza a raíz del caso del presbítero Jorge Laplagne Aguirre.

La Fundación para la Confianza interpuso en Rancagua una querella por la figura de encubrimiento contra los cardenales fascistas Francisco Javier Errázuriz, Ricardo Ezzati y el cura Raúl Hasbún. Esto, luego de la investigación por abuso sexual contra el presbítero Jorge Laplagne Aguirre tras una denuncia presentada el 27 de junio.

El hecho habría ocurrido hace 13 años, cuando la presunta víctima era menor de edad. El detalle es que la situación fue puesta en conocimiento de las autoridades eclesiásticas del Arzobispado en 2010, cuando se instruyó acreditar la verosimilitud de la acusación. Sin embargo, fue desechada.

En la época, el arzobispo de Santiago era Francisco Javier Errázuriz y le correspondía firmar si la causa pasaba a la Congregación para la Doctrina para la Fe o quedaba archivada. Cuando se reabrió el tema este año, el cardenal Ricardo Ezzati tampoco derivó la causa al Ministerio Público, situación de la que también tuvo conocimiento el auxiliar de la Arquidiócesis de Santiago, Cristián Roncagliolo Pacheco.

En tanto, la investigación previa al interior de la iglesia católica estuvo a cargo de Raúl Hasbún Zaror, que actuó como promotor de justicia; y Óscar Muñoz Toledo, quien en la época era vicecanciller y quien está detenido mientras se realiza la indagatoria por parte de la fiscalía, respecto de cuatro acusaciones de abuso sexual y un estupro, y otras dos imputaciones que corresponden al sistema antiguo de justicia.

Tomando en cuenta estos antecedente, José Andrés Murillo confirmó a La Tercera que “hoy se presentó la querella contra el sacerdote Laplagne por abuso sexual y violación contra menor, donde todos los mencionados, Errázuriz y Ezzati, entre otros, aparecerían como encubridores“.

“Es fundamental porque el patrón de encubrimiento se repite desde hace mucho tiempo y demuestra cómo el arzobispado recibía estas denuncias y no procedía a investigar”, agregó la también víctima de Fernando Karadima.