La Tienda Republicana

Las marchas contra la corrupción concluyen con enfrentamientos entre policía y manifestantes en Perú

28/07/2018

Por tercera vez la población peruana salió a las calles para manifestarse con la extendida corrupción en el sistema político y judicial del país. La movilización concluyó con enfrentamientos cuando la policía cargó contra los manifestantes que trataban de llegar hasta el Congreso con pancartas.

Los colectivos feministas y contra el machismo son uno de los segmentos sociales más activos durante las protestas / Indira Huilca

Miles de personas salieron a las calles de las principales ciudades de Perú para protestar contra la corrupción masiva que anida en el sistema político y en la magistratura del país. Se trata de la tercera gran movilización tras la revelación de unas comprometedoras grabaciones que ponían en el punto de mira al sistema judicial del país y que ya le costaron la dimisión al ministro de justicia Salvador Heresi.

La movilización más concurrida se registró en Lima, sin embargo, hubo marchas con muy concurridas en ciudades como Cusco, Arequipa, Trujillo, Huaraz y Ayacucho, entre otras.

La manifestación se produjo a la víspera del 28 de julio, día en el que se conmemora la independencia del país. Decenas de pancartas, disfraces de ratas y consignas hicieron parte de la protesta. Incluso, algunas personas izaron banderas en las que reemplazaron el color rojo, por negro, como señal de duelo por la crisis que atraviesa Perú.

A pesar de tratarse de una convocatoria pacífica, el clima comenzó a tensarse en torno a las 19:00 de la tarde, cuando varios frentes de las movilizaciones en Lima trataron de llevar las pancartas hasta las puertas del Congreso de la nación, momento en que la policía cargo registrando importante enfrentamientos.

El escándalo le ha costado el puesto a más de 15 altos cargos de Perú

La indignación de los ciudadanos es muy fuerte debido a la confianza que tenían en la Justicia del país para condenar a numerosos líderes políticos que actualmente están investigados por recibir sobornos en el caso Odebrecht.

El escándalo ha llevado a la dimisión del ministro de Justicia, Salvador Heresi, de sus dos viceministros y su director general. De igual forma, le costó el cargo al presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, y a los siete miembros del Consejo Nacional de la Magistratura.

Cinco jueces de la Corte Superior del Callao también renunciaron, al mismo tiempo que que el juez supremo César Hinostroza y el jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales, Adolfo Castillo, están suspendidos.

Esta tarde, la población de Lima saldrá a las calles por segunda vez para rechazar los actos de corrupción en el Poder Judicial y exigir una reforma integral de la administración de justicia y del sistema político electoral.