La Tienda Republicana

El cruce de acusaciones enturbia el diálogo entre Corea del Norte y Estados Unidos

08/07/2018

El gobierno de Pyongyang califica la actitud de los Estados Unidos de “gansteril” y “cancerosa” durante las negociaciones, mientras el Secretario de Estado del país norteamericano, Mike Pompeo, censura las declaraciones norcoreanas acompañado de la ministra de exteriores surcoreana Kang Kyung-wha y su homólogo japonés, Taro Koko.

Mike Pompeo a su llegada a Pyongyang ayer / KCNA

Las negociaciones que persiguen un acuerdo de paz histórico entre las dos Coreas se están viendo atravesadas por las polémicas entre el gobierno de Pyongyang y Washington. Apenas unas horas después de que Mike Pompeo, el Secretario de Estado de EEUU, abandonase la capital norcoreana en su tercera visita oficial, el ministerio de exteriores de Corea del Norte emitió un comunicado demoledor en el que catalogaba de “atraco a mano armada” el planteamiento del gobierno norteamericano.

Según los norcoreanos, frente al acuerdo bilateral de desnuclearización de la península hablado y acordado en la cumbre de Singapur del pasado mes, Pompeo plantea una “desnuclearización unilateral”. En su interpretación, un choque frontal con el espíritu que se había planteado en la negociación.

Corea del Norte plantea una retirada escalonada, acompañada de un acercamiento sincronizado de las partes. Es decir, que la desnuclearización del país solo se realizaría de manera progresiva y a medida que los Estados Unidos desmantelen su despliegue militar en la vecina Corea del Sur. “Sería el camino más corto para desnuclearizarla, para diferenciarnos de los fracasos del pasado, para impulsar nuevas formas de ver las cosas y para resolver los problemas, uno por uno, sobre la base de la confianza y sobre el principio de reciprocidad”, sostiene el comunicado norcoreano.

Respuesta airada de Pompeo

En una rueda de prensa conjunta que ha mantenido este domingo con sus pares japonés, Taro Koko, y surcoreana, Kang Kyung-wha, en Tokio, capital nipona, Pompeo ha reaccionado a un comunicado que emitió el viernes el Ministerio de Exteriores norcoreano en el que se tachó de “gansteril” y “cancerosa” la actitud de Washington, representada en la figura de su secretario de Estado.

“Si las demandas que tiene Washington a Pyongyang parecen a las de gánsteres, entonces todo el mundo es gánster ya que la medida fue decidida unánimemente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) y Corea del Norte tiene que poner en práctica las demandas”, ha señalado el titular estadounidense.

No obstante, Pompeo ha afirmado que el Gobierno del país asiático está comprometido con la desnuclearización y ha reiterado que las conversaciones que mantuvo entre el jueves y el viernes con las autoridades norcoreanas se desarrollaron de “buena fe”.

En un gesto usual, ha recalcado que las sanciones impuestas contra Corea del Norte estarán vigentes hasta su total desnuclearización, un hecho, que a su juicio, requiere un proceso de verificación.

“El simple avance del proceso (hacia el desarme) no es suficiente para levantar las sanciones”, ha señalado corroborando que el camino pendiente “será difícil y lleno de retos”.