La Tienda Republicana

La revelación de una trama de espionaje a gran escala a Austria sacude al gobierno alemán

17/06/2018

Berlín se encuentra en el centro del escándalo europeo del espionaje internacional. Todo comenzó con dos publicaciones austriacas que sacaron a la luz información de que el Servicio Federal de Inteligencia alemán para el Exterior (BND, por sus siglas en alemán) investigaba a ministerios, empresas, Embajadas y organismos internacionales en Viena.

El presidente de Austria, Alexander van der Bellen, junto al joven canciller Kurz durante la rueda de prensa conjunta / APA

De acuerdo con los medios austriacos Der Standard y Profil, entre 1999 y el año 2006, los servicios de inteligencia de Alemania establecieron un programa de espionaje a gran escala a todos los estamentos públicos y privados de poder en Austria. Tras las revelaciones de los medios, el canciller de Austria, Sebastian Kurz, exigió una explicación al Gobierno alemán.

“No puede haber algo así entre Estados amigos”, ha dicho el ministro de Asuntos Exteriores de Austria, Sebastian Kurz, en una rueda de prensa extraordinaria celebrada este sábado, el mismo día en que la revista vienesa Profil ha sacado a la luz información.

"Nuestro deseo es saber quién fue investigado, cuando terminó la vigilancia y, por supuesto, queremos tener certeza de que ha terminado”, ha afirmado Kurz durante la rueda de prensa conjunta con el presidente del país, Alexander Van der Bellen, que también ha manifestado su exigencia de explicaciones a Berlín.

Van der Bellen, en su cuenta de Twitter, ha escrito que “Alemania y Austria son Estados amigos y miembros de la Unión Europea (UE). Por lo tanto, queremos que el Gobierno alemán haga público en su totalidad si esas actividades de espionaje han tenido lugar y en qué medida”.

<blockquote class="twitter-tweet" data-lang="es"><p lang="de" dir="ltr">Zur Causa <a href="https://twitter.com/hashtag/BND?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#BND</a>: Deutschland und Österreich sind befreundete Staaten und EU-Mitglieder. Wir müssen uns gegenseitig vertrauen können. Daher wollen wir von der deutschen Regierung volle Aufklärung, ob und in welchem Ausmaß diese Ausspähungen stattgefunden haben. (1/2)</p>&mdash; A. Van der Bellen (@vanderbellen) <a href="https://twitter.com/vanderbellen/status/1008012809995681792?ref_src=twsr...">16 de junio de 2018</a></blockquote>

<script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>

Los medios que han publicado la información afirman tener en su posesión documentos del BND en los cuales se acredita como se interceptaron más de 2000 correos electrónicos, faxes y conversaciones telefónicas del Gobierno de Austria. La oficina del entonces canciller Wolfgang Schüssel, los ministerios de Defensa y Exteriores, la Cámara Federal de Economía de Austria y las sedes de las principales organizaciones internacionales asentadas en Viene habrían sido los objetivos de estos seguimientos.

Entre los últimos se mencionan 75 Embajadas y misiones diplomáticas, la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), organizaciones islámicas, comerciantes de armas, bancos y otras organizaciones, compañías e individuos. La implicación de algunas pymes en este espionaje —tales como las compañías de producción de aluminio o de madera— indica, según los medios austriacos, a un posible espionaje corporativo que Alemania podría realizar para obtener una ventaja competitiva sobre los empresarios vecinos.

No es la primera vez que ocupan páginas de prensa supuestas actividades de espionaje a gran escala del BND sobre aliados y “amigos” de Alemania. El año pasado, la revista Der Spiegel publicó varios informes sobre escuchas a la Casa Blanca y distintos órganos del gobierno norteamericano, Interpol, la Oficina Europea de Policía (Europol) y grandes medios de comunicación de Estados Unidos y el Reino Unido. Así mismo, en el año 2015, Bélgica abrió una investigación sobre el espionaje realizado por el BND para la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSA).

Aún no ha habido declaraciones oficiales por parte de la canciller Angela Merkel ni de ningún responsable del gobierno alemán sobre los hechos denunciados a pesar de la rueda de prensa conjunta del presidente y el canciller austriaco.