La Tienda Republicana

Organizaciones de derechos humanos denuncian la persecución y asesinato de activistas en Guatemala

Organizaciones pro derechos humanos de Guatemala repudian el asesinato del activista Ramón Choc y llaman a esclarecer la implicación del Estado en los hechos.

Campesinos protestan contra los asesinatos de activistas / CCDA

El Comité Campesino del Altiplano (CCDA) denunció el viernes el asesinato de otro de sus líderes, el activista indígena Ramón Choc Sacrab. Con esta muerte se eleva a tres el número de integrantes del CCDA asesinados de forma violenta. Pero también es el cuarto dirigente indígena asesinado en Guatemala.

En repudio a estos actos violentos, el representante de la Unidad de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos (UDEFEGUA), Jorge Santos, señaló el sábado que estos asesinatos preocupan en la medida que se dan en un escenario de estigmatización que viene desde el propio presidente guatemalteco, Jimmy Morales, contra las organizaciones campesinas, especialmente, contra el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca).

“La situación es en extremo grave porque en menos de veinte días se han dado tres asesinatos contra dirigentes de comunidades que mantienen un proceso de negociación en el que participa el Estado”, indicó Santos.

Por otro lado, el procurador de los derechos humanos de Guatemala, Jordán Rodas, exhortó a las autoridades a cargo de la seguridad ciudadana y la investigación criminal a que dediquen todo su esfuerzo y recursos posibles a esclarecer los hechos.

En este sentido, Rodas les urgió a que identifiquen a los autores de tales asesinatos para poder llevarlos ante la justicia.

La violencia en contra de los activistas campesinos guatemaltecos, en menos de un mes, ha segado la vida de José Can Xol y Mateo Chamán Paau, también miembros del CCDA y la de Luis Arturo Marroquín, militante del Codeca. Estas organizaciones acusan a Morales de incitar al odio en la sociedad guatemalteca.

El pasado 25 de mayo, el director ejecutivo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Medio Ambiente, Erik Solheim, dijo que la escalada de violencia contra los líderes indígenas de Guatemala es “inaceptable”, y que es “imperativo” hallar a los responsables.