La Tienda Republicana

ALBA Movimientos: Debate sobre las luchas comunes y formas de acumulación

Como parte del análisis y la proyección realizado en la II Asamblea de Movimientos hacia el ALBA, las organizaciones populares de todo el continente debatieron sobre los ejes de lucha en común, en función de las necesidades de la etapa.

El debate se organizó a partir de 5 temáticas, que a su vez contenían un conjunto de ejes de acción política: 1. Economía popular vs. La lógica del capital; 2. Soberanía alimentaria y defensa del territorio; 3. Democracia y poder popular; 4. Batalla de ideas; 5. Internacionalismo militante.

Democracia y poder popular

En este espacio se caracterizó como como fundamental avanzar en la construcción de una democracia participativa y protagónica. Es decir, en la medida en que se convierte en expresión de la voluntad propia del pueblo, en el marco de un proceso de amplia participación popular donde el pueblo ejerce el poder en forma permanente, transformando la sociedad.

Entonces la lucha necesita involucrar a amplios sectores de la población históricamente excluidos, procurando fortalecer los procesos comunales, generando al mismo tiempo procesos de articulación continental de las fuerzas populares, que es precisamente la propuesta de ALBA Movimientos.

Soberanía alimentaria y defensa del territorio

El taller analizó que la política alrededor de la soberanía alimentaria es una cuestión “que pasa por el estómago”: ante la ofensiva por el control de la producción y distribución de alimentos por parte de las trasnacionales, garantizar una dieta saludable a los pueblos es una plataforma de lucha contra el capital.

A su vez, se considera que la defensa del territorio es innegociable, puesto que está estrictamente relacionada con la soberanía alimentaria, con el derecho y acceso al agua; y más en general, con la descolonización y el respeto a la autodeterminación de los pueblos.

En consecuencia, la voluntad política y la lucha territorial son necesarias para arrebatar espacios que los Estados han robado a los pueblos originarios. De igual modo, el pueblo se debe articular contra el negocio de los productores de agroquímicos y farmacéuticas, a su vez limitando y regulando cultivos que se extienden por todo el continente como la soja o la palma aceitera; y retomando el impulso a los cultivos nativos, base de nuestra cultura.

En este sentido, la propuesta es el intercambio continental de experiencias, lo cual incluye la enseñanza de las formas de siembra y también las estrategias de consumo, toma y posesión de semillas y el rescate de productos locales. Alrededor de lo anterior, es imperativo establecer una alianza entre el campo y la ciudad, para enfrentar el desabastecimiento, impulsando que el pueblo tenga en sus manos la producción y distribución de sus propios alimentos.

El desarrollo de una economía popular

Coincidiendo con el espacio de soberanía alimentaria y defensa del territorio, se resaltó la necesidad de concebir y desarrollar una economía diferente a la capitalista, lo cual implica una ardua lucha, que incluye lograr la organización y el reconocimiento de los trabajadores y trabajadoras de la economía popular como un sujeto clave.

Otro de los desafíos centrales es alcanzar la organización para ser capaces de controlar los distintos procesos que hacen a la economía: la producción, distribución, comercialización y consumo.

En este taller se pudo demostrar, además, que ante la diversidad de experiencias, las problemáticas son comunes, por lo cual se hace imperiosa la unidad de todos los pueblos.

¡En ALBA no hay fronteras, hay internacionalismo!

En este espacio se discutió la práctica del internacionalismo militante frente a la ofensiva neoliberal e imperialista en el continente. En ese sentido, Rodrigo Suñe, del Levante Popular de la Juventud de Brasil, recordó que la solidaridad y el internacionalismo tienen que manifestarse “tanto en el momento de compartir las experiencias afuera de nuestros países, como también en el proceso de formación de nuestra militancia”.

Los participantes señalaron que uno de los principales desafíos que se imponen a los movimientos sociales de Latinoamérica es el fortalecimiento de nuestras organizaciones, para que se pueda actuar de manera real en la lucha internacionalista, a partir de una agenda común de tareas y con la profundización del trabajo de formación política del pueblo. Para Suñe, la lucha y la solidaridad internacionalista son inseparables: “Necesitamos avanzar en la cuestión de tener capacidad de construir una lectura que va más allá de nuestra realidad específica, con una actuación a nivel no solamente nacional, ya que nuestro enemigo actúa a nivel internacional”.

Por fin, entre los desafíos y retos que se colocan a las organizaciones de ALBA Movimientos, los participantes destacaron, entre otros, la construcción de un movimiento de solidaridad internacional en la lucha por la paz y contra el avance del militarismo y la defensa de los recursos naturales, especialmente del agua.

La batalla de ideas

En este ámbito se analizó la importancia de la disputa ideológico-cultural como parte indivisible de la construcción de fuerza social organizada, el concepto estratégico en torno al que se impulsa la Articulación de movimientos.

Allí se debatieron las iniciativas de formación y comunicación que es preciso desarrollar, partiendo del acumulado en ambos planos, para fortalecer las posibilidades de confrontar con poderosas agencias de propaganda imperial que imponen la cultura propia del capitalismo, basada en la fragmentación y el individualismo.

En este sentido, se propuso la creación de campanas que unifiquen esfuerzos para plantear la perspectiva de los pueblos ante temas clave, como la necesidad de superar el patriarcado, revalorizar la unidad como práctica antes que como discurso, promover la conciencia sobre la importancia de la soberanía sobre nuestros territorios y plantear con fuerza la importancia de democratizar la comunicación, limitando el poder y la manipulación informativa de los medios privados de comunicación.

En esta misma línea, se propuso desarrollar en todo el continente una Cátedra libre Fidel Castro Ruz, que permita abordar ejes de formación y de acción comunicacional de conjunto.

Fuente: Equipo de Comunicación ALBA Movimientos

Producción: Moisés Vargas (Bulla Zurda, Ecuador), Luisa Becerra (Agencia Prensa Rural, Colombia), Paola Albarello (CTA Autónoma, Argentina), Aline Piva (Friends of MST, EEUU) y Fernando Vicente Prieto (Patria Grande, Argentina).

Temas: 

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.