Prensa Latina •  Internacional •  05/12/2021

50 años de carcel para los miembros de una secta que asesinaron a una mujer embarazada y 6 niños en Panamá

  • La condena de 50 años de cárcel para los autores el pasado año de una masacre entre miembros de la secta religiosa iglesia La Nueva Luz de Dios, trasciende hoy en Panamá.
  • Entre los sentenciados se encuentran familiares de los niños que fueron asesinados como consecuencia de los golpes propinados con palos, biblias y machetes.
50 años de carcel para los miembros de una secta que asesinaron a una mujer embarazada y 6 niños en Panamá

Un tribunal de la provincia Bocas del Toro decidió esa sanción por hallar culpables a seis hombres y una mujer por el asesinato de seis menores de edad entre uno y 17 años y una mujer adulta embarazada, un hecho que estremeció a la sociedad en enero de 2020.  Los hechos tuvieron lugar durante un ritual celebrado en la comunidad de difícil acceso de El Terrón, en la comarca indígena Ngäbe Buglé, al oeste del país.

A los reos, quienes después de cumplir esa medida, no podrán ejercer funciones públicas por 30 años, se les acusa de delitos contra la vida e integridad personal, en las modalidades de femicidio y la de homicidio doloso agravado.

Junto a las siete personas encontradas culpables por la justicia, otras dos ya habían sido condenadas a 47 años de prisión cada una.

De acuerdo con el fiscal Humberto Rodríguez, las penas impuestas responden a la gravedad de esos hechos criminales contra menores de edad indefensos y una embarazada, quienes murieron amarrados, víctimas de golpes propinados con palos y machetes.

Según el Ministerio Público, el crimen se perpetró durante una celebración de una secta religiosa y los condenados pertenecen a la denominada iglesia La Nueva Luz de Dios.

Hace poco más de un año, en septiembre de 2020, el hallazgo de cadáveres en una fosa común aceleró las investigaciones sobre este caso, aunque el expediente fue abierto con las denuncias en su momento de los familiares de las víctimas. Entonces, los análisis forenses arrojaron que los occisos presentaban síntomas de torturas corporales.

Paralelo, un operativo de la Policía en la intrincada zona permitió rescatar a otras 15 víctimas retenidas por los ejecutores del culto, una decena de los cuales fueron detenidos y puestos a disposición de la Fiscalía.


secta religiosa /  sucesos /