Gonzalo Sánchez •  Internacional • 02/12/2017

[Elecciones Honduras] ¿Cómo se preparó el fraude?

El fraude electoral se ha hecho presente en Honduras y ha provocado masivas manifestaciones de la oposición de izquierdas que han sido duramente reprimidas.

[Elecciones Honduras] ¿Cómo se preparó el fraude?

Según el recuento de votos manual, la ganadora de las elecciones de Honduras es La Alianza de Oposición contra la Dictadura. Desde hace semanas, sus líderes han alertado del fraude que los continuadores de la dictadura estaban preparando para mantenerse en el poder. El actual mandatario hondureño, Juan Orlando Hernández (JOH) apoyó el golpe de estado contra Manuel Zelaya durante el año 2009 y se ha presentado a estas elecciones pese a que la ley hondureña lo prohíbe expresamente, sin embargo, al concentrar todos los poderes al poder judicial lo avaló sin necesidad de aportar argumentos jurídicos.

Desde hace un par de meses, los medios de comunicación hondureños de alcance nacional se plegaron a la estrategia del fraude y difundieron encuestas sin base científica que mostraban un escenario que la realidad de las urnas ha pulverizado: JOH aventajaba al segundo candidato por 20 puntos. Y Salvador Nasralla, el candidato presidencial de La Alianza, era presentado en el tercer puesto en ocasiones sin ninguna posibilidad de ganar. De esta manera se configuraba un escenario en el que nadie se extrañaría si La Alianza de Oposición contra la Dictadura quedaba en tercer lugar.

Por otro lado, el gobierno de JOH cambió de empresa para la transmisión de los datos electorales. La nueva es Asica, una empresa en quiebra que de un día para otro tenía las cuentas saneadas y contrataba personal, unos trabajadores que casualmente eran militantes del Partido Nacional, el de JOH. Y aquí es donde entra la izquierda hondureña con una estrategia que ha permitido, al contrario que con el fraude de 2013, poner la situación en el mapa mundial.

La Alianza, sabiendo que la transmisión de los datos electorales de Asica iba a dar un resultado alterado, se movilizó para conseguir todas las actas electorales y hacer un conteo manual lo más rápido posible para adelantarse al Tribunal Supremo Electoral, y evitar en un primer momento el fraude planificado. Lo consiguió. Con el 60% de las actas escrutadas siendo la tendencia ya irreservible, Salvador Nasralla obtenía un 45% del voto y JOH un 40%. El tercer candidato, Luis Zelaya del Partido Liberal reconoció estos datos y a Salvador Nasralla como presidente de Honduras.

Esta situación truncó los planes de JOH. Los medios de comunicación de otros países recogían en sus noticias la increíble situación de que dos candidatos se hubieran autoproclamado presidente, la izquierda hondureña logró igualarse a los golpistas. El propio TSE tuvo que recular y retrasar el anuncio del nuevo presidente. En unos primeros momentos reconoció que Salvador Nasralla iba ganando pero al final sucedió lo esperado, a medida que llegaban los datos de Asica la distancia se iba recortando y ahora está a punto de dar como ganador a JOH.

El pueblo de Honduras ha salido desde el día de las elecciones masivamente a las calles para apoyar a sus candidatos de La Alianza. Lo han hecho pacíficamente, de la misma manera que llevan luchando contra la dictadura desde 2009. Aún así, JOH ha desatado una represión que ya ha provocado 3 muertos, entre ellos un niño de 11 años, ha establecido un toque de queda y ha suspendido las garantías constitucionales para poder aumentar más si cabe la represión.

Gonzalo Sánchez. Twitter: @ProtestFor36


fraude electoral /  Gonzalo Sánchez /  Honduras /