Prensa Latina •  Redacción •  Internacional •  01/01/2021

Arranca la ambiciosa reforma monetaria en Cuba

  • Las autoridades de la isla han puesto en marcha un ambicioso proyecto de unificación cambiaria de la divisa cubana, suprimiendo la dualidad entre el Peso Cubano (CUP) y el Peso Convertible (CUC).
  • La medida, planteada y planificada desde 2013, busca establecer una única moneda de curso legal que ejerza como divisa.
Arranca la ambiciosa reforma monetaria en Cuba

En uno de enero de 2021 arranca en Cuba el llamado proceso de ordenamiento monetario, una ambiciosa reforma del modelo monetario de la isla que acabará con la dupla de divisas en la isla. La llamada Tarea Ordenamiento, impulsada por el Gobierno, implica unificar los tipos de cambio vigentes, el cese de la circulación del peso convertible, y una reforma general de salarios y precios, con la eliminación gradual de subsidios excesivos y gratuidades indebidas.

Estos procederes encuentran respaldo legal en la Gaceta Oficial de la República de Cuba en su edición número 68 extraordinaria de 2020, que dio a conocer los procedimientos relacionados con el plan en el país y cuenta con ocho decretos leyes, tres decretos e igual número de acuerdos.

Marino Murillo, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y jefe de la Comisión de Implementación de los Lineamientos, explica que este es un proceso interdisciplinario y transversal a la economía. «Busca resolver desequilibrios macroeconómicos, reducir déficit presupuestarios, favorecer los incentivos a la producción, mejorar la eficiencia y la competitividad a nivel internacional», afirma Murillo.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, advirtió de la complejidad del proceso, exponiendo que la unificación monetaria y cambiaria no constituye la solución mágica a los problemas económicos y financieros, «pero sí nos debe conducir a la elevación de la productividad del trabajo y a un desempeño más eficiente de las fuerzas productivas».

Así mismo, reiteró la trascendencia e importancia de este paso, «que pondrá al país en mejores condiciones para llevar a cabo las transformaciones que demanda la actualización de nuestro modelo económico y social sobre la base de garantizar a todos los cubanos mayor igualdad de oportunidades, derechos y justicia social».

Analistas coinciden en que se trata de una de las tareas más complejas que en el orden socioeconómico enfrenta el país, acrecentada por los efectos del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos, el impacto de la COVID-19 y la crisis internacional.

Desde octubre pasado la población recibió una amplia información sobre el tema por medios de prensa, y los actores implicados fueron capacitados para llevar adelante este proceso, definido por las autoridades gubernamentales como un paso imprescindible para avanzar en la estrategia económica de la nación.


Cuba /  reforma monetaria /